viernes, 5 de febrero de 2016

Pablo Sánchez: Hay que hacer reformas porque no hay proporcionalidad en sanción para agresores de policías

Ideeleradio.- Hay que hacer una reforma desde el punto de vista de los tipos penales y las sanciones penales, porque no hay proporcionalidad, por ejemplo, en la sanción que fija ocho años de cárcel como mínimo para quien agreda a policías de manera flagrante, sostuvo el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

“[El problema es que] han aplicado este principio de ‘golpe por golpe’, más delincuencia, más agresión a policías, mayor cantidad de pena. Resulta ahora que una sanción por homicidio es de seis años como mínimo y una sanción por agresión a un policía es de ocho años como mínimo. No hay proporcionalidad”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No es que nosotros nos excedamos en la petición de pena, es lo que establece la ley. […] Hay que hacer una reforma desde el punto de vista de los tipos penales y las sanciones penales. El Código Penal tiene un poco más de 500 artículos y se ha modificado más de 600 veces; eso evidencia que el legislador ha pensado más en acrecentar las penas”, puntualizó.

Sánchez Velarde dijo que el hecho de que el propio jefe del Inpe, Julio Magán, haya mostrado su preocupación por la incidencia que esto puede tener en la sobrepoblación penal es una “evidencia que no ha habido coordinación ni coherencia entre la medida y decisión política en este punto”.

Principio de proporcionalidad
El magistrado sostuvo, sin embargo, que el Poder Judicial puede establecer una pena menor a los ocho años de prisión, que es el mínimo legal, solo en los casos que se haya ido a un juicio oral y se plantee el “principio de proporcionalidad” de la pena.

“El fiscal puede pedir ocho años de cárcel, se va a juicio oral, y en el juicio oral la defensa tiene la posibilidad de plantear el principio de proporcionalidad de la pena que está en el artículo 8 de Código Penal, Título Preliminar. Y el juez está en la posibilidad de poner una pena bastante menor, inclusive poner penas cortas, siempre y cuando haya juicio oral, porque si el acusado acepta el cargo ya no hay juicio oral y se aplica la pena”, señaló.

Flagrancia, confesión y prueba suficiente
Explicó que el Ministerio Público solo cumple con lo que establece la normatividad vigente al pedir ocho años de cárcel contra quienes agreden a policías. Recordó que el proceso inmediato tiene tres momentos: la flagrancia, la confesión sincera y la prueba suficiente.

“El fiscal es el que pide el proceso inmediato por flagrancia, y lo que hace el fiscal es aplicar la ley, y si en estos casos que se han conocido, donde una persona golpea a un policía, la pena mínima es de ocho años y la máxima 12 años. Y en el proceso de flagrancia, el fiscal acusa casi inmediatamente y tiene que pedir la pena que establece la ley”, concluyó.