martes, 26 de mayo de 2015

Guillén: Procurador debe renunciar y ministro de Justicia tiene que asumir costo por fuga de Belaunde

Segura fue utilizado
Ideeleradio.- El procurador anticorrupción Joel Segura es un buen funcionario, pero por una cuestión mínima debería renunciar al cargo porque ha sido utilizado, afirmó el ex fiscal supremo Avelino Guillén Jáuregui.

“Corresponde al Congreso investigar [la fuga de Belaunde]. Hay una comisión en funciones que preside la congresista Marisol Pérez Tello, que seguramente va a iniciar algún tipo de indagación en ese extremo. En cuanto al procurador anticorrupción sé que es un buen funcionario, pero me parece que ha sido utilizado”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Creo que por una cuestión mínima de dignidad debe renunciar al cargo. No puede continuar ante ese uso que se ha dado de su cargo. Él cumple una función en el Perú, pero la extradición básicamente es una medida de carácter político, es una estrategia política. Quien aprueba la solicitud de extradición es el Poder Ejecutivo, a través del Consejo de Ministros quien la solicita a otro estado”, agregó.

Situación de Adrianzén está en la cancha del Congreso
En ese sentido, Guillén Jáuregui dijo que prefiere no opinar sobre la suerte que correrá el ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, quien será interpelado en el Congreso de la República, pero señaló que deberá asumir el costo político respecto al caso Belaunde.

“Yo no quiero opinar en relación a lo que van a hacer los congresistas [sobre la interpelación al ministro de Justicia], pero eso está como se dice en criollo en la cancha de ellos. Si él no demuestra una actividad procesal ágil y atenta de parte del estudio de abogados que contrató el Estado Peruano, que actúa bajo la dirección del Gobierno, obviamente tiene un costo político y tiene que asumir”, señaló.

Se debió pedir a Bolivia principio de reciprocidad
Por otro lado, consideró que el presidente de la República o el canciller pudo, con solo levantar el teléfono, impulsar la expulsión de Belaunde Lossio de Bolivia. Recordó, en este sentido, lo que se hizo durante la gestión del expresidente Alan García.

“El señor canciller o el señor presidente de la República pudieron haber llamado al señor Evo Morales y solicitarle reciprocidad con la expulsión de Martín Belaunde Lossio y no lo hicieron. En el gobierno de [Alan] García se expulsó a dos bolivianos requeridos y se los puso en la frontera y eso fue un trámite fulminante”, aseveró.

“Bajo ese principio de reciprocidad debió exigir al Estado de Bolivia, una vez que la Conare declaró que era improcedente el pedido de Belaunde. Se debió exigir su expulsión para ser juzgado por todos los hechos que se le atribuyen en el Perú”, finalizó.