viernes, 6 de junio de 2014

Landa: TC debe hacer una reorganización jurídica y administrativa para recuperar legitimidad

Que se conozcan las causas pendientes
 Ideeleradio.- El Tribunal Constitucional (TC) debe reorganizarse jurídica y administrativamente para recuperar su legitimidad ante la opinión pública, sostuvo el expresidente de dicho organismo, César Landa.

Fue al considerar que es muy probable que existan otras controvertidas sentencias ya firmadas por sus exintegrantes que podrían ser difundidas y publicadas en los próximos días.

“Yo creo hay en el pleno del tribunal actual la competencia suficiente, además, contempladas en el reglamento y en la ley orgánica para tomar medida de una saneamiento y de una reorganización desde el punto de vista tanto jurisdiccional como administrativo”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Desde esa perspectiva, creo que es importante, que se revisen y se conozcan las causas pendientes actualmente, como las causas que estarían firmadas para ser difundidas y publicadas y que se dé una señal clara y contundente hacia la opinión pública y poderes públicos y privadas de independencia, respeto a los derechos y a las competencias de otros poderes del Estado”, expresó.

En ese sentido, Landa Arroyo advirtió que en caso que no se reorganice el máximo tribunal este podría perder legitimidad ante la opinión pública.

“Seguir en una institución que está de alguna forma a la deriva con estas decisiones judiciales que van a seguir saliendo, de las que hayan dejado, creo que va a ver un corte muy claro, en torno a la reorganización del TC y a la vuelta a una relegitimación con la opinión pública y como un organismo que tutela los derechos ciudadanos”, acotó.
TC tiene 70 asesores para siete magistrados
Landa Arroyo indicó que los magistrados del TC trabajan con asesores y que a la fecha hay 70 consultores para siete magistrados que ha dejado este tribunal. Argumentó que las evaluaciones corresponden con regularidad y si no se han llevado a cabo, debería hacerse una.

“Creo que en eso aspecto hay mayor razón [para evaluarlos] porque los magistrados también trabajan y algunos operan a través de asesores, que son personales y de confianza y que, ciertamente, los asesores son los responsables de algunas decisiones tan criticadas se les atribuye una serie de conductas o inconductas o actividades incluso que podrían ser contrarias a la ley o polémicas”, concluyó.