martes, 22 de octubre de 2013

Verónika Mendoza: Estado debería pedir perdón a Cajamarca si quiere hablar de Conga

Ideeleradio.- El Estado debería pedir perdón a Cajamarca si realmente quiere allanar el camino para conversar con sus autoridades en torno al proyecto minero Conga, por las muertes que se registraron durante las protestas de julio del 2012, sostuvo la congresista Verónika Mendoza.

Fue al ser consultada por las declaraciones del presidente Ollanta Humala, quien dijo que el avance del proyecto depende ahora de la empresa privada.

“Es evidente que la mayor resistencia se dio después de estallado el conflicto, cuando el Estado se hizo responsable de la muerte de cinco ciudadanos cajamarquinos, y bien haría el Estado en todo caso, si es que realmente quiere allanar el camino a este proyecto, empezar por pedir disculpas a Cajamarca por lo ocurrido en aquellos momentos y garantizar que los familiares de los fallecidas puedan acceder a la justicia”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En segundo lugar, nunca quedó dilucidado el tema técnico, no sabemos si se van a salvar dos de las cuatro lagunas como pidió el presidente, pero lo que tenemos es totalmente gaseoso, y al parecer se pretende igual sacrificar las cuatro lagunas. No ha habido un debate técnico, transparente y claro que le permita a la ciudadanía cajamarquina tener certeza de que este proyecto no va a afectar gravemente su disponibilidad de agua”, declaró.

La parlamentaria anotó que le resultan curiosas las declaraciones del presidente Ollanta Humala, así como las del ministro de Energía, Jorge Merino, quien dijo que el proyecto Conga (Cajamarca), de unos US$4,800 millones, se ejecutará de todas maneras, porque en la actualidad hay una mejor relación entre la empresa Yanacocha y las comunidades de la zona.

Falta determinar responsabilidades en Espinar
Por otra parte, recordó que un último monitoreo ambiental revela que un 52% de los puntos monitoreados están contaminados. Indicó que aún falta determinar si ello es responsabilidad de la minera Xstrata Copper o de otras compañías extractivas.

“El tema de Espinar lo bueno que se logró fue que se realizara un monitoreo ambiental, con diversas autoridades del Ejecutivo, del Ministerio de Salud, el Ministerio del Ambiente, el Ministerio de Energía y Minas, que confirmó que hay un problema de contaminación. 52% de los puntos monitoreados están contaminados, con lo cual se revela la legitimidad que tenia la población de Espinar al momento de hacer su protesta”, refirió.

“Este informe confirma que hay un problema de contaminación, lo siguiente es resolverlo y el primer paso de eso es determinar ¿cuál sería el grado de responsabilidad de la empresa minera en este caso porque no se ha querido dilucidar si la contaminación es de la empresa o de otro lado? Ahí ha habido un estancamiento”, mencionó.

Relató que estos puntos se enmarcan en un clima de hostigamiento y de criminalización alrededor de los dirigentes de Espinar y del alcalde Óscar Mollohuanca, para quien la Fiscalía ha pedido diez años de cárcel.

“[Hay un] 92% de recorte de transferencia de canon, que ha obligado al Municipio de Espinar a despedir a varios de sus trabajadores, paralizar obras, proyectos y programas, donde no hay ninguna voluntad del MEF para resolver este problema y ninguna voluntad de transparencia, que no explican por qué se redujo la transferencia por canon en tales dimensiones”, puntualizó.

Finalmente, en el tema del gasoducto al sur (Arequipa, Cusco, Puno) precisó que se estaría reduciendo a su mínima expresión, para seguir fortaleciendo el monopolio del consorcio Camisea, ampliando el ducto central.