miércoles, 16 de octubre de 2013

Padre de Ernesto Castillo Páez: Deben encontrar cuerpo de mi hijo para poner fin a esta pesadilla

Ideeleradio.- Los implicados en la desaparición del estudiante Ernesto Castillo Páez deben decir dónde están sus restos si es que realmente han reconocido la comisión del delito y si es que están arrepentidos, como se alega en los informes psicológicos que les permitió el beneficio de semilibertad, demandó Cromwell Castillo, padre de la víctima de desaparición forzada.

Fue en referencia a Carlos de Paz Briones, Juan Aragón Guivobich y Manuel Arotuna Valdivia, a quienes la Sala Penal Nacional les otorgó el beneficio de la semilibertad tras ser sentenciados a 15 años de prisión por ser autores materiales de la desaparición. Igual solicitud ha sido planteada por el coronel PNP (r) Juan Carlos Mejía León, sindicado por la Fiscalía como el principal responsable.

“Los psicólogos dicen que estos tres policías cumplen las condiciones para ser puestos en semilibertad y una de las condiciones es que ellos han reconocido la comisión del delito y que están arrepentidos. Yo me pregunto, si estas personas han reconocido su delito, están en condiciones de decir qué es lo que pasó con él y dónde están sus restos”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Sin embargo, esto que creo que es lo más importante y lo más fundamental, para poner fin a esta pesadilla que no quiero que le ocurra a ninguna familia en mi país, lo pasan por alto. No solo el psicólogo que firma esto, sino los mismos jueces. Los mismos jueces lo aprueban como que sí están arrepentidos”, demandó.

Cromwell Castillo recordó que su hijo desapareció el domingo 21 de octubre de 1990, cuando realizaba actividades académicas de su especialidad de Sociología en el distrito de Villa El Salvador (VES). Detalló que desde ese momento él y su familia no saben donde están sus restos. La víctima desapareció cuando tenía 22 años.

Siempre hemos contado con el apoyo de los testigos

Mencionó que siempre contaron con el apoyo de los testigos, lo que conllevó a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) interponga una sanción contra el Estado peruano. Asimismo, lamentó que en esa oportunidad no contaran con el respaldo de los jueces ni la Policía Nacional.

“Han sido 16 años, ya que internamente ni los jueces ni la Policía mostraban interés en solucionar el caso. Afortunadamente siempre hemos contado con el apoyo de los testigos, a pesar de su condición humilde”, señaló.

“Ellos [los testigos] siempre han estado dispuestos a declarar lo que vieron, las características de las personas que lo detuvieron y eso ha servido, cuando el juicio fue archivado aquí, porque la Corte Interamericana de Derechos Humanos citó a los mismos testigos y comprobó que había sido detenido por una unidad de la policía. Dictó una sentencia responsabilizando al Estado por la violación de los derechos fundamentales de mi hijo”, concluyó.