viernes, 18 de octubre de 2013

Cuestionan a implicados en caso Castillo Páez por no revelar ubicación de sus restos

Ideeleradio.- Si los implicados en la desaparición forzada del estudiante Ernesto Castillo Páez dicen sentirse arrepentidos y no revelan el lugar en donde se hallarían los restos del joven, en este caso parece que hay una situación de hipocresía y contradicción, opinó el psicoanalista Andrés Gautier, tras considerar que ese hecho ayudaría Cromwell Castillo, padre de la víctima, a encontrar paz.

Fue en referencia a Carlos de Paz Briones, Juan Aragón Guivobich y Manuel Arotuna Valdivia, a quienes la Sala Penal Nacional les otorgó el beneficio de la semilibertad tras ser sentenciados a 15 años de prisión por ser autores materiales del hecho. Igual solicitud ha sido planteada por el coronel PNP (r) Juan Carlos Mejía León, sindicado por la Fiscalía como el principal responsable.

“En caso de desapariciones forzadas, en muchos casos, no hay paz hasta que se encuentra el cuerpo del ser querido. No conozco el caso, pero escuchándolo parece una hipocresía afirmar de un arrepentimiento sin dar los datos donde se encuentra la persona, es una contradicción. Si hay arrepentimiento, tiene que haber la información. El arrepentimiento es realmente dar la información, dar espacio y es así que los padres que viven estas situaciones y que tienen ese coraje de denunciar”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Liberación y psiconanálisis

Por otra parte, indicó que el psicoanálisis si puede ayudar a una persona a superar a salir del trauma que significó el haber sido víctima de una agresión sexual.

“La mujer que ha sufrido violación o el joven, el cuerpo está apropiado por el otro que se ha permitido esa violación sexual, es todo un proceso donde esa persona violada puede reapropiarse de ella misma, no solamente en su mente, sino también en su cuerpo sexual que ha sido acatado de afuera y donde ya no es mi cuerpo, sino es como alguien ajeno que me acompaña día y noche, entonces esa liberación es posible en el trabajo psicoterapéutico”, concluyó.