martes, 6 de agosto de 2013

Vargas Llosa: El Gobierno está jugando el partido de Montesinos en caso Chavín de Huántar

Ideeleradio.- El gobierno de Ollanta Humala está jugando el partido de Vladimiro Montesinos y terminó enredándose en su propia cuerda porque la reunión entre el Ejecutivo y representantes del Poder Judicial por el caso Chavín de Huántar, tiene toda la apariencia de injerencia, anotó Alvaro Vargas Llosa.

“El resultado de esta reunión finalmente ¿Cuál es? Que el Estado y el gobierno en general aparecen como defensores de Vladimiro Montesinos, de Nicolás Bari Hermosa, Huamán Azcurra y por tanto jugando el partido de la mafia contra la cual se supone todos los participantes en esa reunión se han pronunciado una u otra vez a lo largo de mucho tiempo. Entonces no solo desde el punto de la separación de poderes me parece sumamente preocupante, sino también es preocupante que el Estado democrático del Perú aparezca defendiendo algo que a todas luces es muy poco defendible que es a una mafia de la que hay sospechas que infiltró al comando para ejecutar a los terroristas, no sabemos si llegó a ocurrir o no”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Lo que sí sabemos que en esa reunión el gobierno está evidentemente jugando el partido de Vladimiro Montesinos y de Bari Hermosa Ríos cosa que efectivamente ocurrió meses después cuando la sentencia los absolvió. No creo que el papel del gobierno debió ser ese”, argumentó.

Gobierno terminó enredándose en su propia cuerda

El periodista consideró, que durante esa reunión, aún si se dio con las mejores intenciones, tiene toda la apariencia de injerencia por parte del Gobierno. Consideró que si bien se hizo con las mejores intenciones al querer defender a los comandos Chavín de Huántar terminó enredándose en su propia cuerda.

“Esa reunión es una reunión que aún si se dio con las mejores intenciones y sus participantes pensaron que estaban haciendo lo correcto tiene toda la apariencia primero de una injerencia en el Poder Judicial por parte del poder político y eso evidentemente es la negación de lo que representa la democracia en el Perú y por otro lado también en el fondo muy mala estrategia desde el punto de vista de los derechos humanos”, precisó.

“ […]Por eso es que es importante que quienes representan la democracia se manejen con cuidado. El problema aquí que con las mejores intenciones que es defender al Comando