jueves, 29 de agosto de 2013

INPE revela que aumentó el número de burriers españoles detenidos en Perú

Ideeleradio.- Se ha incrementado el porcentaje anual de “burriers” españoles que han sido detenidos en el Perú, informó el jefe del Instituto Nacional Penitenciario, José Luis Pérez Guadalupe, tras remarcar que la delincuencia es un problema que tienen que abordar las instituciones considerando diferentes variables.

“En España se ha reducido el número de presos, [y hay] menos economía, menos presos, pero lo que sí han exportado es un poco de 'burriers'. Ha aumentado el número de 'burriers' españoles en el Perú, por ejemplo. Desde hace algunos años de los extranjeros la población mayoritaria es española, pero ahora ha aumentado el porcentaje anual”, refirió.

En otro momento, consideró que se es ahí donde viene el análisis del tema de la delincuencia como fenómeno social o como fenómeno jurídico. Precisó que si hay más o menos inseguridad en un país, esto no necesariamente va de la mano con los malhechores denunciados o con aquellos que son juzgados, condenados y apresados.

Solo el 7% de nuevos reclusos ingresó vía condena 

La autoridad penitencia señaló, además, que en el 2013 solo el 7% de las personas que ingresaron a un recinto carcelario lo hicieron porque recibieron una condena, mientras que el resto lo hizo en calidad de procesado. No obstante, mencionó que el Perú está mejorando en relación a los porcentajes de reclusos condenados y procesados, en relación a años anteriores.

“Esto tiene que ver lógicamente con el nuevo código procesal. Esto es evidente que está funcionando en todo el país, menos en Lima y la mitad de los casos judiciales están en la región Lima. [Con el nuevo código] se está sentenciando en todo caso más rápido porque los procesos son distintos, pero de todos los que han ingresado este año hasta el 2013, solo el 7% ha ingresado con sentencia condenatoria, los demás no han sido sentenciados, han entrado simplemente para proceso, y muchos de ellos salen a los tres meses”, señaló.

“Ahora, por otro lado, tomamos las cifras del INPE porque cuando no hay sentencia firme, consentida y ejecutoriada para el INPE todavía sigue en proceso. Por ejemplo, en primera instancia fue sentenciado, pero apeló, sigue siendo procesado porque no tiene sentencia firme. Puede ser, como se ha dado casos mediáticos, que cuando se está revisando un caso que ya tiene primera sentencia por 30 años y puede ser que la absuelvan, para nosotros todavía sigue procesado, es un proceso vivo”, recalcó.


No se están atacando las causas 

Señaló, finalmente, que si la Policía, los jueces y fiscales hicieran perfectamente su trabajo tendríamos más presos y más cárceles, pero no menos delincuencia. Enfatizó que no se está yendo a la raíz del problema, es decir, la causa de este flagelo.

“Al INPE nos toca la última cadena del eslabón, una gran cadena de fracasos sociales o al último eslabón del sistema judicial, pero tenemos que ir al primero, al comienzo, que es un tema fundamentalmente social, de prevención primaria, secundaria y terciara. Estamos trabajando dentro del sistema penitenciario para resolver muchos problemas, pero no necesariamente esto va a solucionar el problema de la delincuencia. Creo que es un problema mucho más grande que tenderemos que abarcar con diferentes variables, pero en eso todos tenemos que colaborar”, concluyó.