martes, 27 de agosto de 2013

Expresidente de CVR: Prescripción e impunidad no son una manera de reconciliar al país

Ideeleradio.- No se puede reconciliar al país con pedidos de impunidad o de prescripción en los procesos judiciales en los que se juzga a aquellos que cometieron violaciones a los derechos humanos, sostuvo el expresidente de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), Salomón Lerner Febres.

“[¿Se dice que para avanzar al proceso de reconciliación no se debe seguir exigiendo que se procesos algunos casos de violaciones de derechos humanos?] No. En esto, nosotros fuimos muy claros desde un inicio, entregamos 47 posibles judicializaciones al Ministerio Público y al Poder Judicial; de ellas se han resuelto seis o siete y eran casos realmente graves”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es un absurdo pretender que todos aquellos que estuvieron allí y, en fin, de pronto cometieron crímenes [no] vayan a ser juzgados, es imposible, no podemos hacerlo, no sabemos quiénes son, pero sí hay casos saltantes y en donde la autoridad recibida era detentada por ciertas personas y donde hubo violaciones. Ahí sí creo que sí es necesario que la justicia actúe y no hay, tratándose de estas cosas, prescripción ni se puede dejar paso a la impunidad, esa no es una manera de reconciliar el país”, acotó.

Nunca dijimos que las FF.AA. eran genocidas

En otro momento, desmintió categóricamente que la CVR haya dicho en su informe final que las Fuerzas Armadas (FF.AA.) eran genocidas. Calificó, en ese sentido, de comentarios de muy mala fe y de mentiras aquellas versiones que intentan deslegitimar a la CVR con información equivocada. Aseguró que en el informe final se condenó con todo el peso de la ley y la moralidad el accionar subversivo que terminó con miles de vidas.

“Hace poco en un canal de televisión privado [de cable] en donde hay dos animadores que son conocidos por haber militado en distintos partidos políticos, según su conveniencia y en donde se hace presente un pragmatismo a prueba de balas. Se comentaba [allí] algunas noticias aparecidas en un diario, acerca de la CVR y de Susana Villarán, donde se decía, por ejemplo, que ‘este infame informe no debería ser llamado informe de la comisión [ya que] acusaba de genocida a las FF.AA. y más bien calificada de luchadores sociales a los senderistas’”, manifestó.

“Lo primero que nosotros decimos es que condenamos con todo el peso de la moralidad y de ley a Sendero y que este es el principal causante de víctimas, y si hablamos en el informe de genocidio en algún momento, se lo atribuimos a Sendero en relación a lo que hizo con la población asháninca. Jamás hemos dicho que son responsabilidades las fuerzas del orden, más bien, decimos que ellas tenían el deber y el derecho de defenderlos, lo cual no significa que no hayan equivocado estrategias y a la vez hayan incurrido en actos dilatorios de los derechos humanos”, aclaró.

Hubo también excesos de las FF.AA. 

Finalmente, indicó que hubo algunos excesos de las FF.AA. en Ayacucho que fueron recogidos por su grupo de trabajo. Recordó que el objetivo de la CVR fue el de encontrar la verdad y no negociar bajo la mesa con el Poder Ejecutivo o las fuerzas del orden lo que se iba a publicar.

“Yo te digo en concreto lugares [donde hubo un exceso de las FF.AA.] en los Cabitos; reiteración, ya se han exhumado como cuarenta o cincuenta cuerpos; sistematicidad, se raptó en la noche de personas que eran torturadas y ejecutadas extrajudicialmente. ¿Quién que viva en Ayacucho, y a la luz además de los huesos de esas personas, [puede] decir que no ha habido entonces ahí un plan equivocado y que no honra a las FF.AA. a la que hay que apoyar, pero que debería aceptar depurar de sus filas a personas que obran así”, subrayó.

“¿Quién que viva en Ayacucho o en Huanta [puede decir que] en el Estadio de Huanta [no] ocurrieron una serie de cosas terribles que han quedado grabadas en la memoria de ese pueblo. No es por fastidiar que nosotros decimos eso, sino simplemente para indicar que la CVR era una comisión que tenía que encontrar la verdad de aquello que aconteció, pues teníamos que hacerlo, no se trataba de negociar bajo la mesa, reuniéndonos con las FF.AA. o el Poder Ejecutivo con una verdad que luego publicaríamos y dejaran tranquilos a todos”, concluyó