jueves, 8 de agosto de 2013

Congresista Mendoza sugiere a Humala que busque aliados

Ideeleradio.- Si el presidente de la República Ollanta Humala no se reconcilia nuevamente con la ciudadanía, es posible que se genere un escenario de ingobernabilidad sumamente preocupante, sostuvo la congresista del Frente Amplio – Acción Popular, Verónika Mendoza, tras considerar que debería buscar aliados que le ayuden a dar sostenibilidad a su gestión.

“Si no logra el Gobierno reconciliarse, reconectarse con esta ciudadanía que confió en él, realmente el clima que se nos viene es de inestabilidad constante y de estancamiento de posibles reformas y se viene un escenario sumamente preocupante. Ojalá [que se extienda ] porque esa es la única garantía que le va a dar sostenibilidad y gobernabilidad”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

 “No hay otro sector en el que pueda apoyarse dentro del Congreso. Ha llegado una aislamiento de todas las fuerzas políticas tradicionales, se ha desprendido de manera bastante despectiva de la izquierda que lo acompaño para llegar a ese Gobierno y la derecha con quien quiere congraciarse ya no confía en él y la ciudanía esta cada vez más alejada de él, particularmente aquellos que confiaron que este Gobierno iba a ser el de la gran transformación”, subrayó.

Primó urgencia de llegar al gobierno

La congresista consideró que durante la gestión del presidente Ollanta Humala primó la urgencia de llegar al gobierno y creer que desde ahí se podía realizar las grandes reformas. Consideró, además que le faltó un partido político firme que le diera sostenibilidad a sus reformas.

“Creo que falló justamente la perspectiva de largo plazo, primo la urgencia de llegar al Gobierno y creer que desde ahí se iban a lograr las grandes transformaciones que planteábamos, sin preocuparnos de que estuviera firmemente anclado en la sociedad, a través de movimientos sociales, a través de bases de un partido político firme con una posición política ideológica programática clara que le diera sostenibilidad y apoyo al Gobierno en las reformas que iba a ser”, acotó.

“En el escenario del Congreso cada vez resulta cada vez más difícil debatir temas de fondo, miren la última interpelación al ministro Pedro Cateriano, donde el centro de atención del Pleno fue las adjetivaciones y los insultos del aprismo y del fujimorismo”, declaró.