viernes, 9 de agosto de 2013

Azabache: Se quiere utilizar a comandos como escudo para eludir juicio contra Zamudio

Ideeleradio.- Alguien está intentando utilizar a los comandos Chavín de Huántar como escudo para eludir un juicio imprescindible contra el coronel EP (r) Jesús Zamudio por la muerte del emerretista Eduardo Cruz Sánchez, ‘Tito’, estimó César Azabache Caracciolo, ex agente del Perú ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Me voy a permitir hacer una especulación. Aquí alguien está intentando utilizar a los miembros regulares de las fuerzas combinadas que recuperaron la residencia como escudo para eludir un juicio imprescindible contra Zamudio por el caso Cruz Sánchez”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

 “[Además] hay que decir otra cosa. No tenemos esto en julio de este año, el Poder Judicial colgó en su portal una ejecutoria suprema que hace definitiva la orden de detención contra Zamudio, definitiva. Dos semanas después estamos discutiendo cualquier cosa, menos por las razones de que 14 años después, nadie ha encontrado nunca la manera de detenerlo”, acotó.

Por otro lado afirmó, que es una “falsedad” cuando se dice que se quiere meter a la cárcel a los comandos Chavín de Huántar. Explicó que desde el principio de las investigaciones de la fiscalía en el 2001, el caso está atribuido al coronel en retiro Jesús Zamudio.

”Después del rescate de la embajada de Japón en 1997 hubo una cadena absoluta de errores. Recordó que los restos de los emerretistas abatidos debieron ser conducidos a la morgue para que peritos independientes realicen los procedimientos de ley, ello ocurrió en el 2001”, indicó.

Asimismo, consideró un problema que se hayan combinado los casos Peceros Pedraza y Meléndez Cueva, sin que los estudios forenses encuentren una singularidad que los diferencien de los otros 13 emerretistas abatidos en el rescate de la embajada de Japón en 1997.

 “Se confundieron ambas cosas y se terminó en el 2002 produciendo un procedimiento judicial que mezcló la ejecución extrajudicial con Cruz Sánchez con la responsabilidad de los comandos de las fuerzas combinadas que ejecutaron el rescate, esa confusión es la madre de todas las confusiones que siguen. Y en agosto de 2002, la Corte Suprema en un esfuerzo absurdo, entrometido, sin justificación y sin que sea necesario vínculo a la justicia militar en toda esta historia, con eso gatilló el procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”, dijo.

“En consecuencia desde el año 2006 cuando se presentó la primera acusación hasta diciembre de 2011 cuando la comisión presentó el caso ante la Corte no habíamos sido capaces como comunidad ni siquiera de terminar un juicio”, criticó.