martes, 16 de julio de 2013

Verónika Mendoza pide definir funciones de Nadine para que pueda estar sujeta a control político

Ideeleradio.- El gobierno del presidente Ollanta Humala debe definir y precisar las funciones de la primera dama Nadine Heredia, tal y como lo recomendó la Contraloría General de la República, para que pueda estar sujeta al control político y se puedan tomar acciones concretas respecto a su proceder en el poder, planteó la congresista Verónika Mendoza, integrante de la bancada Acción Popular- Frente Amplio.

Fue al ser consultada por el audio que registra una conversación del ministro de Defensa, Pedro Cateriano, en el que se le escucha decir que Nadine Heredia le dio “luz verde” para una actividad de su sector.

“Sobre lo otro, no hace más que revelar, nuevamente, nuestra debilidad institucional , en términos políticos y partidarios, donde las funciones y las instituciones se diluyen, y se imponen los caudillos, las personas y esto resulta sumamente grave”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Yo creo que lo mínimo que debería hacer el Gobierno es, como ha recomendado la Contraloría, precisar con absoluta claridad y de manera muy institucionalizada cuáles van a ser las funciones de la primera dama, para que ella pueda ser sujeto de control político, porque en esta vaguedad no se puede sino presumir, denunciar, pero sin poder implementar acciones concretas”, apuntó.

Un gabinete que tenga personalidad

Subrayó, del mismo modo, en que el presidente Ollanta Humala debe tener un Consejo de Ministros que tenga personalidad y que fortalezca el diálogo interno. Mencionó que es preocupante que el titular de Defensa, Pedro Cateriano, haya dicho que llamó a Nadine Heredia, porque no se podía comunicar con el jefe de Estado.

“Y [debe] fortalecer su gobierno con un gabinete que tenga personalidad, que tenga peso político, y que tenga comunicación con el presidente, porque lo otro que es sumamente preocupante es que el ministro de Defensa no pueda comunicarse con el presidente, y eso sí resulta revelador, al parecer, de un clima de desconfianza, de falta de diálogo al interior del propio gabinete”, refirió.

Cuestionó, del mismo modo, que no haya diálogo hacia fuera, hacia la ciudadanía y los trabajadores que protestan contra la Ley de Servicio Civil. Lamentó que el régimen de Humala Tasso se muestre concertador cuando los hechos ya están consumados.

“Es revelador de la dolencia que está empezando a adoptar este gobierno de llamar al diálogo cuando el hecho está consumado. O sea converso con la Confiep, con Alan y con Toledo que me acuchillan, pero con los trabajadores, no”, enfatizó.

“Si no hay diálogo ni para afuera ni para adentro, eso sí resulta siendo muy preocupante, y esperemos que de cara al 28, más allá de los anuncios y las promesas –que probablemente como las del primer y segundo mensaje quedarán en el aire– por lo menos se fortalezca mínimamente institucionalmente la estructura de este gobierno”, aseveró.