miércoles, 10 de julio de 2013

Vargas Valdivia: Maiman terminó lanzando más dudas y contradicciones en caso Toledo

Ideeleradio.- Las declaraciones del empresario Yosef Maiman en el sentido de que la residencia de Las Casuarinas y la oficina ubicada en la Torre Omega, ambas valorizadas en casi US$ 5 millones, son de su propiedad y no de la suegra del expresidente Alejandro Toledo, lanzan más dudas y contradicciones, estimó el exprocurador Luis Vargas Valdivia.
 
“[¿Cree usted que Toledo puede estar penalmente en apuros mayores?] Yo lo que sigo sosteniendo es que esta es una operación sospechosa que tiene que ser investigada, no le atribuyo conducta delictiva, y las declaraciones del señor Maiman terminan lanzando más dudas que aclaraciones. [...] Es una versión distinta, incluso distinta a la última que dio el expresidente Toledo, y van apareciendo elementos que en vez de aclarar se contradicen”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“La verdad no se entiende, pues porque es cierto, una de las empresas de Maiman constituye este fondo hasta 20 millones, pero no queda claro de la documentación que de esos 20 millones se había obtenido el dinero, o que él, finalmente, sea el que ha garantizado el préstamo, porque la adquisición se encuentra hipotecada, ¿en favor de quién?, eso es lo que hay que determinar”, refirió.
 
Vargas Valdivia explicó que no queda claro si el empresario entregó el dinero para la compra de los inmuebles o si fue a través de un préstamo de un banco costarricense. Anotó que se debe determinar a favor de quién se encuentra hipotecada la adquisición inmobiliaria.
 
“No me queda muy claro el tema, porque él dice yo le entregué el dinero, pero un momentito, los documentos que se mostraron en escritura pública de compra-venta del inmueble aparece que el pago se realiza en mérito a un préstamo obtenido en una entidad bancaria de Costa Rica. Entonces, ¿cómo que le entregó el dinero?, si el dinero ha sido en mérito de un préstamo, que es lo que se declara, pero resulta que el dinero se paga mediante transferencias de dos instituciones bancarias diferentes de Estados Unidos en Nueva York”, argumentó.