martes, 23 de julio de 2013

Javier Torres: El 28 es clave para Humala y debe tomar nota del fastidio ciudadano en su mensaje

Ideeleradio.- El próximo 28 de julio, el presidente Ollanta Humala tiene una oportunidad y espero que tome nota del mensaje de la ciudadanía que está molesta y fastidiada, argumentó el analista Javier Torres, tras indicar que el mandatario debe entender que fue elegido para gobernar cinco años y no en medio de crisis ni movilizaciones.

“El presidente Ollanta Humala tiene el 28 de julio una oportunidad, y espero que la aproveche de la mejor manera por el bien del país. El presidente debe entender que en la política, las facturas siempre llegan a quien las tiene que pagar. Humala creo que tiene menos margen, porque el nivel de credibilidad ha bajado”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Sin duda, el presidente tiene que entender que nosotros lo elegimos para que gobierne los cinco años, y no en una situación de crisis y movilización. Yo espero que tomen nota del mensaje, tienen que tomar nota de los mensajes que le da la ciudadanía. La ciudadanía está molesta y fastidiada, bueno, pues, hay que dar respuestas”, argumentó.

Humala no puede hacernos los tontitos

Torres Seoane dijo, en ese sentido, que es clave el mensaje presidencial que emitirá Humala Tasso este 28 de julio y anotó que no basta con un listado de obras hechas o por hacer. Indicó que su mensaje debe ser claro y reconocer que se cometió un error con la elección de los miembros del Tribunal Constitucional, Defensoría del Pueblo y los miembros del Banco Central de Reserva (BCR).

“Ahora para mí es clave el mensaje del presidente, aparte de lo que pase mañana [en la sesión extraordinaria del Pleno], es clave el mensaje del 28. El presidente no puede hacernos los tontitos y apelar a lo que hizo el año pasado, que fue como otros presidentes, te hacen un largo listado de obras hechas o por hacer”, consideró.

“Creo que el presidente debe dar un mensaje de más claridad, de autoridad también en el buen sentido de la palabra, de que ellos van a respetar las instituciones. El presidente debe reconocer que se cometió un error [con la elección del TC, Defensoría y BCR] y lo que quisieron hacer no era el camino correcto”, agregó.

Protesta contra repartija tiene un límite

Por otro lado, indicó que las protestas contra la cuestionada forma en que el Parlamento designó a los nuevos miembros del Tribunal Constitucional (TC), Banco Central de Reserva (BCR) y Defensoría del Pueblo tiene un límite y rechazó que la solución pase por un cierre el Congreso.
“[La marcha contra la denominada repartija] es una protesta que tiene un límite, que no pide que cierren el Congreso, pero está pidiendo, ‘señores, hagan su trabajo con más seriedad, no se burlen de nosotros a cada momento’. La cosa tiene un límite y para que esto no se desborde necesitas una respuesta política”, recalcó.
“Creo que la protesta y movilización es fundamental, pero hay quienes quieren un golpe de Estado, pero cuando alguien dijo esto, lo que recibió fue una pifiadera y un rechazo total”, aseveró.

Los políticos fueron más allá de lo que se considera lícito

Finalmente, consideró que la movilización fue una reacción no solo frente al Gobierno, sino a la clase política en general por la manera en que vienen actuando. Subrayó que el accionar de los políticos fue más allá de lo que la ciudadanía considera lícito.

“Se cruzó el Rubicón. Conocemos a nuestros políticos, cómo es la política, el arte de la negociación y el acuerdo, pero se fueron más allá de lo que la gente y los ciudadanos consideran lícitos. Tienes instituciones que tienen que ser autónomas e independientes del poder político y para eso tienes que tener profesionales, con experiencia, trayectoria democrática para estos cargos”, puntualizó.

“Lo que hicieron fue a poner no a gente que piensa igual que el gobierno, con afinidad ideológica, como lo ha habido como Víctor García Toma, Javier Alva Orlandini. El problema no es eso, sino poner a militantes de partidos que van a acatar las órdenes de sus jefes”, concluyó.