jueves, 18 de julio de 2013

Eduardo Vega sobre repartija: Se vio a la Defensoría como un botín apetecible y un rival

Ideeleradio.- Es un tremendo error que se haya visto a la Defensoría como un eventual rival y como un botín apetecible, afirmó el saliente defensor del Pueblo Eduardo Vega, tras cuestionar que el proceso de elección de la nueva representante haya sido producto de una repartija.

“Lamento que la elección del nuevo defensor haya sido producto de una repartija, donde dicha institución ha sido vista como un botín apetecible. No se entiende el carácter y naturaleza de esta elección", aseveró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“La Defensoría del Pueblo no tiene una agenda partidaria, no tiene una agenda política, su agenda es la defensa de derechos humanos. La Defensoría no hace oposición política como lo ha entendido este gobierno y todos los gobiernos. [...] Siempre han visto a la Defensoría a un eventual rival, ese es un error tremendo que ha ocurrido y creo yo que es momento de decirlo”, señaló.

Defensoría no está para agradarle al poder de turno

El defensor del Pueblo indicó que dicha institución tiene un rol de colaborador crítico y que su mirada no está para agradarle al poder de turno. Aclaró que no son una oposición al Gobierno, sino que velan por el respeto a los derechos fundamentales, como por ejemplo, en la demanda de amparo contra el sorteo que establece el reglamento de la Ley del Servicio Militar.

“La Defensoría tiene un rol de colaborador crítico, su mirada, efectivamente, no está para agradarle al poder de turno, para decirle lo que está fallando, pero con un ánimo de enmienda de poder corregir esos errores. Cuando hemos hecho nuestros informes, interpuesto esta demanda de amparo [contra el sorteo del servicio militar] y la medida cautelar, no lo hemos hecho porque somos una oposición al Gobierno, lo hemos hecho porque hay un derecho que defender a que los jóvenes no sean discriminados”, precisó.

“Me quedo sorprendido cuando la gente dice sin conocer: ‘no sé quiénes son los de la Defensoría, pero lo que sí sé es que no voy a pagar una multa para que mi hijo no vaya al servicio militar’. [..] Me quedé callado desde que presenté la demanda de amparo, porque no quería entrar a una confrontación [en la] que salieron el ministro [de Defensa], el primer ministro y el presidente [Ollanta Humala] a hablar de manera agresiva contra la Defensoría”, refirió.