lunes, 17 de junio de 2013

Marco Arana: Oficina de Diálogo del Gobierno maquilla cifras de conflictos sociales

Ideeleradio.- La Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad (ONDS), que dirige Vladimiro Huaroc, maquilla la realidad y las cifras de los conflictos sociales, porque piensan que así fluirán las inversiones al sector minero, sostuvo Marco Arana, líder de Tierra y Libertad.

Fue al referirse a las declaraciones del ministro de Energía y Minas (MEM), Jorge Merino, quien reafirmó la viabilidad del proyecto Conga en Cajamarca, y que se están haciendo reajustes en Yanacocha y en Conga.

“[¿Qué puede haber pensado el Gobierno con esto?] Lo que ocurre es que el Gobierno está manejando varias hipótesis y varios métodos inadecuados. En primer lugar, esta creación de la Secretaría de Diálogo que está maquillando la realidad, que reduce el número de conflictos sobre la base de una cuestionable recategorización que intenta modificar los informes de la Defensoría del Pueblo o desautorizarlos con el primer objetivo de transmitir la imagen del país a los inversionistas de que los conflictos no son tantos”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Hay esta primera situación equivocada de que porque disminuyen en el papel los conflictos, eso va a ayudar a que sigan fluyendo las inversiones al sector minero. Un segundo tema es que tienen el temor de que puede haber un efecto dominó, de que si para Conga puede parar cualquier proyecto en el Perú, y, por tanto, no hacen un distingo entre la naturaleza de los conflictos, por ejemplo el conflicto de Espinar no es lo mismo que Cajamarca”, agregó.

Gobierno quiere minería a todo lugar
Señaló que el Gobierno está haciendo una lectura interesada de imponer toda la minería a todo lugar, “cueste lo que cueste”. Reiteró que el Gobierno insiste en proyectos como Conga porque es presionado por el sector empresarial.

“Lo que están haciendo una lectura interesada de imponer toda la minería a todo lugar, cueste lo que cueste. Yo creo que esto más que una decisión política es una decisión tomada por las empresas y presionando al Gobierno que no se atreve a tener una mirada diferenciada”, refirió.

Apuntó que la administración de Ollanta Humala ha optado por perseguir a los dirigentes regionales y encarcelarlos. Remarcó que el actual régimen carece de personal que pueda entender el nivel de conflictividad.

“[El Gobierno] tiene un problema de gente idónea, de gente capacitada para entender los problemas, no nos olvidemos que el enfoque que está primando el de abrir una especie de conspiración contra el sector y, por tanto, lo que hay que hacer es perseguir a dos o tres fuerzas políticas a dos o tres líderes, encarcelarlos, y se resuelve el problema”, indicó.

“Ese enfoque está fallando, no es un problema de personas, es evidente que Huaroc nunca resolvió lo de La Oroya ni las papas calientes que tenía allí, y en realidad lo que ha habido es una suerte de maquillaje para resolver esos conflictos”, finalizó.