viernes, 21 de junio de 2013

Fiscal de la Nación: Caso de muerte de menor en operación antiterrorista puede reabrirse

Ideeleradio.- El caso de la muerte de una niña de nueve años durante un enfrentamiento entre fuerzas del orden y senderistas en Acobamba (Junín) fue archivado solo de manera provisional y puede reabrirse en la medida que se puedan encontrar nuevas pruebas que permitan identificar a los responsables del disparo, informó el fiscal de la Nación, José Peláez Bardales.
 
Fue al comentar la resolución de la Fiscalía Especializada en Delitos contra el Terrorismo y Lesa Humanidad de Leoncio Prado, Tingo María, en relación a los incidentes generados durante la operación contra delincuentes narcoterroristas “Mantaro”, que se realizó el 8 de setiembre del 2012 en el distrito de Santo Domingo de Acobamba, departamento de Junín.
 
“La Fiscalía ha emitido una resolución archivando provisionalmente el caso […] porque no se pudo determinar hasta el momento quién es el autor y cómo se produjo la muerte de la niña. Es un archivo provisional, en tanto continúen las investigaciones y se pueda descubrir e identificar [a los responsables] y exactamente se puede reabrir [el caso]”, manifestó en diálogo con Ideeleradio tras un encuentro con periodistas del interior del país.
 
“El caso de la niña ha sido archivado provisionalmente por la Fiscalía Provincial de Tingo María y esto de acuerdo a los fundamentos de la resolución señala que no se ha podido determinar el calibre del arma que habría producido la muerte de la niña y tampoco se ha podido llevar a cabo la diligencia de reconstrucción de los hechos si es que cabía la posibilidad de hacer eso, debido a que la zona es bastante conflictiva. [...] Esto [se ha] archivado provisionalmente, en tanto y en cuanto pueda descubrirse algo nuevo”, refirió.
 
El magistrado puntualizó que según la resolución de la fiscalía de la zona no han existido las suficientes garantías para realizar una diligencia de reconstrucción de los hechos, pero fundamentalmente, no se ha podido precisar el calibre de la bala que terminó con la vida de la menor.
 
“Entonces no ha habido garantías suficientes –según refiere la fiscal– para poder llevar a cabo una diligencia de esa naturaleza, pero fundamentalmente, creo que la razón es que no ha podido precisarse el calibre, porque la bala tuvo un ingreso y salida, entonces no se ha logrado identificar quién [disparó], si fue las fuerzas de la policía combinadas o también de los elementos terroristas que pudieron haber causado la muerte”, acotó.

Precisión sobre levantamiento de cadáveres sin fiscal

En otro momento, precisó que la norma que establece que un fiscal militar puede realizar una diligencia de levantamiento de cadáveres solo se da en los casos en que se trate de una zona de emergencia y de un operativo de patrullaje en que exista la imposibilidad de que un representante del Ministerio Público participe de la misma.
 
“Sobre la ley que dispone que en determinados momentos no esté presente el fiscal, ¿qué sucede?, que hay operaciones que se planifican anticipadamente y allí el fiscal de la zona recibe la comunicación para participar en este operativo, distinto es el caso de las patrullas que está marchando para ordinariamente recorrer de un lugar a otro y allí se produce un enfrentamiento […]”, explicó.
 
“Entonces, en esa medida es que se aprobó este dispositivo legal para que dada la emergencia o situación de imposibilidad de que el fiscal esté presente, pudiera ser un fiscal del fuero militar que pudiera elevar el cadáver, pero inmediatamente dando cuenta al Ministerio Público, en este caso al fiscal. Es en ese sentido, que han quedado las cosas en este momento, solo en casos de imposibilidad que el fiscal pueda estar esa patrulla es que puede suceder este caso”, concluyó.