lunes, 27 de mayo de 2013

Gisela Ortiz: Humala no recibirá a víctimas por caso indulto a Fujimori

Ideeleradio.- El presidente de la República, Ollanta Humala, perdió la oportunidad de recibir a los familiares de las víctimas del caso La Cantuta y escuchar su posición en torno al indulto solicitado por Alberto Fujimori, pues no los recibirá en Palacio de Gobierno, informó Gisela Ortiz, tras precisar que el pedido de audiencia con el jefe de Estado fue derivado a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

“Me da mucha pena que el presidente de la República haya perdido esta oportunidad de conversar con los familiares de las víctimas para que escuche lo que son nuestras razones de la justicia en contra del indulto a Fujimori. […] Mandé una carta en representación de los familiares del caso Cantuta y que me ha sido respondida la semana pasada, cuando también estaba en Ayacucho, por el secretario del despacho de Palacio de Gobierno y me da mucha pena reconocer que no leen las cartas con la debida atención”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[Palacio responde la carta diciendo que] mi nombre está mal escrito, dice en el asunto ‘reparaciones de desaparecidos’ y eso no fue el motivo de la carta, fue solicitar una audiencia sobre el indulto a Fujimori”, agregó.

Derivan pedido a la PCM
Ortiz Perea recordó, en ese sentido, que en la carta enviada al primer mandatario se hizo mención, además, de los temas pendientes como lo referido a la búsqueda de los desaparecidos y las reparaciones a las víctimas de casos de violación de derechos humanos.

“Aprovechando el pedido, le hice mención de todos los temas pendientes en el caso Cantuta, desde la búsqueda de nuestros familiares que está pendiente todavía hasta los temas de reparación. Además, también, metí el tema más general sobre todo el problema de los desaparecidos en nuestro país y lo han derivado a la PCM”, lamentó.

“En primer lugar, los casos que tenemos sentencia en la Corte Interamericana no los resuelve la PCM, sino el Ministerio de Justicia y el indulto presidencial no lo va a resolver la PCM, sino el presidente de la República”, apuntó.

Seguimos siendo invisibles e indigna silencio del Gobierno
La representante de las víctimas de La Cantuta dijo, del mismo modo, que se consideran invisibles ante un Estado que no quiere reconocerles su condición de ciudadanos y estimó que es una falta de respeto que las autoridades no se tomen la molestia de responder a sus pedidos.

“Durante muchos años, tuvimos un Estado de espaldas a las víctimas a la justicia y verdad, y que cuando con mucho esfuerzo alcanzamos saber lo que pasó y determinar el nivel de las responsabilidades y que se haga justicia, seguimos siendo invisibles para un Estado que no nos quiere reconocer en esa condición de ciudadanos peruanos”, declaró.

“En enero conversé con el viceministro de Justicia sobre estos temas pendientes de reparación en la Corte Interamericana y le decía que durante cinco años he estado enviando una serie de cartas, a congresistas, a ministros, al presidente de la República de la gestión anterior y ninguna ha sido respondida por una autoridad. Realmente nos indigna, no solo por una ley de silencio administrativo, no se tomen la molestia de siquiera responder”, aseveró.

Hay una falta de respeto a las víctimas
Finalmente, Ortiz Perea calificó el hecho y el desinterés de las autoridades como una falta de respeto a la larga lucha de los familiares de las víctimas de la violencia en contra de la impunidad. Recordó, además, que el compromiso del jefe de Estado cuando asumió su mandato.

“Creo que fue uno de los pocos partidos [el de Ollanta] o el único que incluyó todo este tema de las consecuencias de la violencia política como parte de su política que iba a implementar una vez siendo gobierno. Además, el presidente en su discurso el 28 de julio cuando asumió su mandato se comprometió a implementar las reparaciones individuales y que al culminar su gobierno un 50% de las víctimas ya debían ser atendidas. Lamentablemente, todas estas promesas, sino estas políticas de inclusión se ha ido desdibujando cuando a las víctimas de la violencia se les deja de lado y no se las quiere escuchar”, argumentó.

“[…] Si de pronto el Estado Peruano nos dice esas sentencias no solo las de aquí del país, han sido ratificadas por la Corte Suprema, sino la de la Corte Interamericana no las vamos a cumplir y que no nos interesa, uno sabe a qué atenerse, pero no estamos en esta incertidumbre, en este desgaste emocional y físico de estar comunicándonos sin ser siquiera escuchados y leídos. Es una falta de respeto a toda esta larga lucha que los familiares hemos emprendido contra la impunidad”, concluyó.