viernes, 5 de abril de 2013

Maldonado: El 5 de abril fue uno de los capítulos más oscuros de la historia del Perú

Ideeleradio.- El golpe que dio el ex presidente de la República, Alberto Fujimori, el 5 de abril de 1992 fue uno de los capítulos más oscuros de la historia del país porque los medios empleados fueron lesivos a los principios naturales que debe aspirar una democracia y un Estado de Derecho, opinó el exprocurador Antonio Maldonado.
 
“[El autogolpe] se trató de uno de los capítulos más oscuros de la historia republicana del país, se demostró que el fin no justifica los medios. Los medios empleados fueron totalmente lesivos de los principios naturales que deben aspirar una democracia y Estado de Derecho”, aseveró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“[En ese periodo] se permitió no solo la captura del Estado por parte de una organización que demostró unas acciones criminales muy graves que se perpetraron en agravio del presupuesto nacional. El historiador [Alfonso] Quiroz señala que el monto de lo sustraído al Estado Peruano es uno de los más altos en la historia del Perú. Ese fue el momento más lamentable”, acotó.

 

Plan fue concebido en las épocas de candidato  

El exprocurador recordó que Alberto Fujimori perpetró el autogolpe argumentando que había una actitud obstruccionista y una gran conjura política contra él por parte del Congreso y de los partidos políticos. Señaló que los hechos demostraron que sus intenciones eran otras.
 
“Me parece que el plan fue concebido y desarrollado mucho antes del 5 de abril, en algún momento recién presidente electo es capturado , creo yo inclusive en sus épocas de candidato por sectores oscuros que penetraron en la Fuerza Armada. Estoy hablando de la camaradería de Vladimiro Montesinos y de las Fuerzas Armadas que entusiastamente se sumó a ese proyecto antidemocrático. Lo que objetivamente se puede juzgar es que estas intenciones terminaron en hechos de graves corrupción y estos hechos son los que se juzgan a la luz de la historia”, anotó.
 
Afirmó que no solo se trató de un plan totalitario y de captura del Estado para controlar de manera absoluta el poder, sino que además se produjo una serie de violaciones de derechos humanos que fueron materia de investigación en sede judicial e internacional.
 
“Más allá de los importantes esfuerzos que hizo la justicia peruana por investigar los actos de corrupción, la estrategia que trazó el Estado Peruano de investigar no por no ser importantes los actos de corrupción, sino también de incorporar los graves hechos de derechos humanos, y finalmente fue extraditado y condenado”, concluyó.