lunes, 29 de abril de 2013

Incháustegui: Declaración de Humala muestra que no hay una amenaza chavista

Ideeleradio.- Las declaraciones del presidente Ollanta Humala en torno a que la decisión final del Gobierno sobre la eventual compra de los activos de Repsol se tomará en base al aspecto económico-comercial y no en función al aspecto ideológico revela su intención de dar pruebas de que no estamos frente a una amenaza total del chavismo o de un populismo en el gobierno, afirmó el exministro Juan Incháustegui.

“[¿Lo de Repsol da para esa afirmación de que estamos frente a un estatismo ya más o menos avanzado o incluso se dice que hay un chavismo en ciernes?] Creo que todavía no estamos en un escenario como para encontrarnos frente a una amenaza total del chavismo o del populismo y de gobierno que atropella las libertades. Creo que eso no está sucediendo. Creo que el acto, la presencia y la entrevista del presidente [ayer] es una muestra o una intención de dar pruebas de eso”, afirmó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Vamos a dar un voto de confianza me parece y pensar que es así. No empecemos a mirar segundas intenciones detrás de las declaraciones y bueno, pues, lo que sí reclamamos y exigimos es que haya una absoluta transparencia y una comunicación permanente de lo que se haga en el gobierno y las empresas del Estado”, agregó.

Caso Repsol debe manejarse sin oscurantismo
El exministro señaló que la negociación sobre la intención de compra del Gobierno sobre los activos de Repsol debe ser manejado con sensatez y transparencia. En este aspecto, anotó que debe evitarse el oscurantismo o que haya algo bajo la mesa.

“Yo espero que todo esto sea manejado con sensatez y con transparencia, que todo lo vayamos conociendo, que no se haga nada con oscurantismo ni bajo la mesa y así podemos criticarlo y en su momento rechazarlo o aprobarlo si lo hicieron bien”, anotó.

En este aspecto, dijo que la compra de La Pampilla necesita inversiones y que es un negocio complicado porque hay que modernizarla. Acotó que la inversión sería de más de mil millones de dólares.

"Mire la Pampilla necesita muchas inversiones, es un negocio muy complicado. Hay que ampliar la planta […] modernizarla, hay que meterle como mil millones de dólares, tiene una deuda muy alta de otra cantidad semejante. Sumando todo eso, habrá que hacer un análisis que supongo que tendrá que hacerse en su momento de cuan factible es entrar en este negocio, cual puede ser el valor hablando de negocio, cosa que me parece problemático y difícil”, concluyó.