viernes, 26 de abril de 2013

Carmen Gonzáles: García es una persona con falso cinismo y personalidad falseta

Ideeleradio.- El exmandatario Alan García tiene una identidad o personalidad falseta, una sonrisa inmotivada y es una persona con un falso cinismo que busca llamar la atención y que demuestra inmadurez, sostuvo la psicoterapeuta Carmen González, al comentar las declaraciones del exmandatario a CNN Chile de que postularía nuevamente a la Presidencia de la República no porque él lo desee, sino “si fuera necesario para el país”.
 
“Yo en Alan García trato –pese a que no tengo su historia– de hacer un acercamiento a su identidad. Yo a Alan García lo veo como una persona con un falso cinismo, con un falso ser, con una identidad falseta, incluso la sonrisa es inmotivada, casi como la de Rosario Ponce. Tiene una sonrisa inmotivada propia de los niños que han tenido un sufrimiento interno y que ellos mismos se han autoengañado con la sonrisa, pero eso es propio de sufrimiento”, dijo en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“[¿Qué opina de que se sienta imprescindible en la historia y que diga que la Presidencia no es importante para él?] Esa es un inmadurez porque a mí me nombran, hay una parte que me gratifica; además, su vida es la política, él no tiene raíz como de identidad propia, él se ha subido como la paloma en el brazo de Haya de la Torre y las raíces son la política, no es un político enraizado, y tiene tiempo de hacerlo, […] pero él también tiene que desidealizar a Haya de la Torre y recuperar al padre [como ejemplo en su vida]”, acotó.

 

García necesita ser mirado y llamar la atención 

La experta indicó que al analizar la personalidad de García Pérez le interesa mucho el tema de la madre porque esta es la raíz. Recordó que el vínculo con la madre es el que te da el derrotero de la vida y estimó que es por eso que el líder aprista buscaría ser mirado y llamar la atención.
 
“Yo veo que Alan tiene que haber nacido en un hogar donde la señora Anita, preocupada, tenía ya un hijo, o sea él nunca fue el primero y no fue mirado con primer agua porque ya había un hermano y tenía al padre en la cárcel, don Carlos. […] Él [García] es un niño, que en mi opinión, no ha sido mirado lo suficientemente porque la madre debe haber estado muy ocupada e intranquila con toda la problemática, y él se ha quedado con la necesidad de ser mirado, y por eso es que cuando camina tú ves que necesita ser mirado y sonríe y llama la atención”, argumentó.
 
“Claro, [para él no llamar la atención es un déficit] porque no ha incorporado suficientes miradas que se hayan quedado en forma permanente. Freud decía que cuando se ve caminando a un hombre, uno puede saber si ha sido el hijo amado de la madre, no es el caso”, acotó.

 

Haya es un padre bamba  

Sostuvo, en otro momento, que García Pérez incorporó a su riqueza emocional la figura del fundador del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torres, y no la de su padre biológico. Opinó que el exmandatario asume a Haya de la Torre como “un padre bamba” por la ausencia de la figura paterna en sus primeros años y que es por eso que es visto con una personalidad falseta.
 
“Él [García] tiene una fuente de riqueza que la tiene clausurada. Él no ha incorporado como fuente de riqueza emocional al padre porque el padre ha estado en la cárcel, lo conoce cuatro años más tarde, y entonces debe haber escuchado en su casa y se acerca a Haya de la Torre, que es un padre bamba, un padre falsete, que no es padre de nadie y ni siquiera sabe lo que es la paternidad. Él asume como falso padre, es como una dentadura de plástico teniendo dientes por crecer”, refirió.
 
“Él asume a Haya de la Torre como un falso padre y no asume todavía la riqueza que le dio don Carlos García, cuando en las épocas más difíciles del Apra, él [su padre] se atrevió a ser secretario nacional de Organización en la clandestinidad y Alan García no le da valor a eso. Por eso es que cuando muere Haya de la Torre, le da la depresión a él porque ese es un vínculo de amor-odio”, acotó.

 

Te hago famoso y tú vas a seguirme 

Dijo, del mismo modo, que el exgobernante debe asumir que Haya de la Torre “nunca le dio nada gratis”, pues estimó que su relación se basó en “te hago famoso y tú vas a seguirme”. Apuntó que García Pérez debe desligarse de la figura del fundador del Apra para encontrarse a sí mismo.
 
“Por otra parte, Alan García tendrá que aceptar Haya de la Torre tendrá que nunca le dio nada gratis. Era ‘te hago famoso y tú vas a seguirme’, es como una compra venta, eso no se da cuenta Alan García. Por eso cree que la riqueza está en caminar, ser gordito y el pelo caído como Haya de la Torre, paloma en la mano como Haya de la Torre, entonces por ese camino no va a nada”, indicó.
 
“Entonces, como se ha quedado con una personalidad falseta, no llega a mirarse y no darse cuenta que le pueden creer personas que tienen una inteligencia base y cree en la palabra como cuando va a Chile y dice ‘Si Dios quiere’, y también ha sacado a los narcotraficantes porque ‘Dios lo iluminó. Él no mira porque si mirara a sí mismo, tendría que tener una culpa increíble, por haber odiado a ese padre que está en la cárcel. Mientras él no haga ese ‘desalojar a Haya de la Torre’ y no lo ponga como accesorio a la vida, jamás va a poder encontrarse y se le va a ver un falsete”, refirió.