miércoles, 27 de marzo de 2013

Tapia: Favre trabajó el ‘modelo PPK’ al evitar revocatoria de Villarán, pero no de regidores

Ideeleradio.- El marketero político Luis Favre trabajó el ‘modelo PPK’ en la campaña por el No, porque se evitó la revocatoria de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, pero no de los miembros del Concejo Metropolitano, sostuvo Carlos Tapia, exasesor de la Presidencia del Consejo de Ministros.
 
Fue al referirse a la orientación de la campaña del ‘No a la revocatoria’ y al ser consultado por la formula que planteaba Pedro Pablo Kuczynski (PPK) de respaldar el 17 de marzo a Susana Villarán, pero no a gran parte de los regidores que también fueron sometidos a una consulta popular.
 
“En algún momento debe discutirse públicamente si el centro de la campaña estaba solamente en mantener una victoria de Susana en el ‘No’ y descuidar el flanco de los concejales, como pareciera haber sido la estrategia. [¿Pero se hizo esto adrede, salvar a Susana y no a los otros?] Claro y eso es parte de una decisión política, entonces un asesor de imagen de un personaje que representa una posición política que lleva a mantener a la actual alcaldesa, pero sacrifica a un número importante de regidores también es una decisión política”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“Totalmente de acuerdo [con esa opinión de que Favre jugó en la lógica más PPK que la que inicialmente debería haber jugado para la defensa de todo el Concejo]. Es decir, Favre trabajó con el modelo que tenía PPK. El problema es Susana se queda y después se recompone el Concejo y, lógicamente, en esa recomposición del Concejo, la mayoría de concejales del PPC se quedan y se da un concejo llamémosle benévolamente de centro derecha y, entonces ahí sí van a empezar a surgir los problemas”, dijo.

Asesoría a Humala se convirtió en impertinente 

Tapia García reiteró, además, las críticas que formuló, en su momento, contra el publicista argentino Luis Favre, porque dijo su actividad en la asesoría de imagen del presidente Ollanta Humala llegó a ser extraña e impertinente, pues sus sugerencias direccionaban más bien el sentido y la forma en que debería emitirse el discurso, siendo un ciudadano extranjero.
 
“Una cosa es ser un bueno, regular o mal asesor de imagen –en este caso la práctica demostró que era bueno–, pero que después de haber sido elegido presidente continuaba cubriendo su asesoría de imagen que ya no era ponte la camisa o terno tal, sino dices tal cosa y la dices de esta manera; entonces ya eso no es una asesoría de una imagen de candidato presidencial, sino ‘dices tal cosa’ y ‘la dices de esta manera’. Eso no es una asesoría de imagen, sino eso es una interferencia en la vida política de un país al cual no pertenece”, refirió.
 
“Lógicamente salimos protestando cuando veíamos que habían reuniones de congresistas electos con Favre, cuando ya no tenían necesidad de mejorar su imagen, lo que se comenzaba a ver entonces era una interferencia política desde el propio nacionalismo, más desde la propia izquierda la veíamos extraña e impertinente”, acotó.
 
El exasesor de la PCM recordó, finalmente, que la controversia que hubo con Favre fue porque siendo un extranjero y asesor de imagen de un candidato presidencial lo atacaba a través del Twitter.