miércoles, 13 de marzo de 2013

Procuraduría: Aparentemente se fabricó una necesidad para suscribir contrato con Global CST

Ideeleradio.- Hay sospechas de que hubo la fabricación de una necesidad para la suscripción de un contrato entre el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (CCFFAA) y la compañía israelí Global CST, para brindar instrucción a personal militar en el Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE), estimó Julio Arbizu González, procurador anticorrupción.
 
“La imputación por la presunción del delito de tráfico de influencias contra Hernán Garrido Lecca se debe en buena cuenta a los informes de IDL-Reporteros, pero hay información que se ha hecho pública en relación, por ejemplo, a la presencia de Garrido Lecca en la megacomisión del Congreso. Sí, hay una presunción o más que una presunción hay una certeza que Garrido Lecca lleva al señor Ziv, representante de la empresa Global CST, al Ministerio de Defensa y al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y estaba muy interesado en que esta empresa fuera contratada”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“Yo podría decir que, aparentemente, inclusive ahí hay una fabricación de la necesidad, es decir, no porque el Estado o las Fuerzas Armadas no necesitaran de una asesoría o entrenamiento de este tipo, sino que la fabricación es de la necesidad respecto a esta empresa. Entonces, es muy sospechoso o por lo menos abre dudas el hecho que el señor Garrido Lecca, luego que llevó y presentó al señor Ziv con las autoridades peruanas, relacionadas además con la toma de decisión, posterior reciba una consultoría en Guinea por la que es bastante bien remunerado”, estimó.

Presunción de una influencia de Garrido Lecca  

Indicó que la participación del exministro Hernán Garrido Lecca demuestra a la Procuraduría Anticorrupción que hubo una supuesta “efectiva influencia” para favorecer a la empresa Global CST, que dirige el general Israel Ziv.
 
“Lo que sostiene la Procuraduría es que ahí hay presunción, una presunción de que efectivamente no hay una invocación, sino una efectiva influencia del señor Garrido Lecca. El señor Garrido Lecca ha sido ministro de Estado y tiene una relación fluida seguramente con los funcionarios de ese gobierno todavía. Habría que, y eso saldrá seguramente de las investigaciones, saber cuál es la relación entre esa presentación y la remuneración que recibe de la empresa Global por esta consultoría en Guinea de la cual yo no dudo seguramente se produjo y aparentemente se produjo”, opinó.

Caso Global CST no fue un contrato entre privados  

Arbizu González precisó que los funcionarios públicos en general deben ser diligentes y respetuosos de la legislación vigente. Dijo que se debió de respetar los procedimientos estipulados en Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado para no afectar el erario nacional.
 
“Este no era un contrato entre privados, fue un contrato en el que participa dos privados como postor y el Estado. El Estado con sus funcionarios tiene que ser absolutamente diligente, que significa seguir las reglas que están contendidas, entre otras, en la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, es decir, tiene que haber un estudio riguroso, una serie de requisitos para la contratación, un proceso de selección o una invitación. Aquí no hubo nada de eso”, criticó.
 
“Cuando se ponen de acuerdo presuntamente la empresa proveedora que ya se sabe que va a ganar, porque está participando además de la redacción del borrador final del contrato y para el Estado, ya hay una afectación, una defraudación al Estado”, refirió.

Defraudación y concertación previa  

Finalmente, precisó que Hernán Garrido Lecca y Rafael Rey fueron denunciados por la Procuraduría, luego del informe de la Contraloría General de la República contra los miembros del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.
 
“Se sostenía que la empresa podía haber actuado correctamente, es decir podía haber previsto los servicios para lo cual se les había contratado y esto seguramente será materia de un análisis posterior, pero esto no importa para la imputación, no importa para la consumación eventual del delito de colusión. ¿Qué se requiere para el delito de colusión? Se requiere básicamente defraudación y concertación previa, nada más”, acotó.
 
“No se requiere entonces que ese funcionario se aproveche para sí de un dinero que le puedan entregar, sino que simplemente se defrauda al Estado y cómo se defrauda, de dos maneras, según la última modificación del artículo de colusión. Una que es el tipo base, cuando hay una defraudación que no es de carácter patrimonial y otra que es de tipo agravado donde sí hay una defraudación de carácter patrimonial”, concluyó.