miércoles, 13 de marzo de 2013

Jefe del INPE: No hay condiciones óptimas en infraestructura penitenciaria, pero asumimos el reto

Ideeleradio.- No tenemos las condiciones óptimas en cuanto a la infraestructura de los penales para mantener el nivel de alta seguridad de la reclusión de los jefes de banda o de organizaciones criminales, pero asumimos el reto, indicó el jefe del INPE, José Luis Pérez Guadalupe.
 
“[¿El INPE está en condiciones de mantener bajo condiciones de alta seguridad a los jefes de banda?] No tenemos las condiciones óptimas, pero sí tenemos que asumir nuestra misión y nuestra función, y lo vamos a hacer. Pongo las cosas claras, durante los últimos gobiernos se ha construido un penal grande por gobierno, nosotros lo que estamos planteando son dos penales grandes por año y comenzar a construir”, declaró al programa No Hay Derecho de Ideeleradio.
 
“Cuando nosotros entramos Ancón I tenía más o menos unos 700 internos, ahora tenemos 1.230. ¿Han aumentado los internos de máxima seguridad? Por supuesto, y tenemos que afrontar ese reto también, no hay las condiciones óptimas porque no las estamos [teniendo] en infraestructura y personal, pero tenemos que asumirlo”, agregó.

Reducir plazos para proyectos de construcción de penales  

La autoridad penitenciaria explicó que lo que busca el gobierno del presidente Ollanta Humala es reducir el tiempo que demora la presentación y la ejecución de un proyecto de recinto carcelario, pues según las últimas estadísticas, el plazo promedio es de siete años.
 
“Ahí viene nuestro gran problema, ¿cuánto se demora un penal desde que entra al banco de proyectos hasta que se inaugura? Hemos sacado la cuenta de los últimos cinco penales, se demoran siete años y un mes, nosotros nos hemos comprometido a bajarlo a la mitad y estamos en eso”, refirió.
 
“El año pasado se inauguró Tarapoto, este año vamos a inaugurar Satipo y Juanjuí, y hace dos meses se ha comenzado la construcción del penal de Chincha, grande, mil 300 personas, y estamos próximos a licitar el penal de Cochamarca en Cerro de Pasco. De ahí tenemos proyectos de construcción de penales grandes, en Bagua Grande, Jaén, Ancón III, Pichari y Cusco”, apuntó.

Cada región con su prisión modelo 

Dijo, finalmente, que las futuras cárceles, según el nuevo modelo, deben tener una parte importante de régimen cerrado especial. Precisó que la idea es que cada región tenga su prisión modelo y que dentro de estos haya una zona de máxima seguridad.
 
“[¿Cuántos de esos penales van a poder clasificarse como de alta seguridad?] Todos en el nuevo modelo que hemos planteado deben tener una parte importante de régimen cerrado especial, que es el término que usamos en el INPE, todos deben de tener, no es que sea más o menos”, aseveró.
 
“Hay penales especializados en alta seguridad, penales como Ancón I, que es Piedras Gordas, la mayoría de los internos que están ahí están en régimen especial. Pero la idea es que no podemos estar cambiando de una región otra, sino que cada región tenga su penal modelo y dentro de esos penales, haya su zona de seguridad. Es decir, que no solo haya penales específicos como puede ser Challapalca, como puede ser Cochamarca más adelante, sino que cada región tenga sus pabellones de máxima seguridad”, declaró.