viernes, 1 de marzo de 2013

Iberico: Situación se volvió crítica cuando Humala decidió abandonar el Conasec


Ideeleradio.- La situación se volvió crítica cuando el presidente de la República, Ollanta Humala, decidió “abandonar la nave” del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (Conasec), a pesar de que desde un inicio el jefe de Estado había decidido ser el “capitán del barco”, consideró el congresista Luis Iberico, vicepresidente de la Comisión de Defensa.

“Se vuelve crítica [la situación] desde el momento en que el capitán del barco abandona la nave, ¿y quién era el capitán del barco? El presidente de la República, quien cuando entró a palacio de gobierno el 28 de julio del 2011 para dar su primer Mensaje a la Nación anunció que él iba a jefaturar el Conasec y yo lo aplaudí desde mi curul, porque sabiendo de la intensidad del problema decidió él tomar el timón, obviamente con su ministro del Interior, director de la PNP, pero me alegró mucho que se pusiera a la cabeza”, comentó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Empezó a asistir a los consejos, invitaba a Renzo Reggiardo, pero a la tercera dejó de asistir, y de pronto se fue alejando, dejando el problema y hoy día nos encontramos en la situación de que, o no tenemos capitán del barco o tenemos dos capitanes del barco que serán el ministro del Interior y el director de la Policía o el real capitán del barco es el director del al PNP y no el ministro, lo cual ya te genera un problema, porque ya había una falta de liderazgo”, agregó.

Salazar estaría más atornillado
El legislador consideró, en ese sentido, que no hay una conducción clara en el tema de seguridad ciudadana y que si tenemos dos cabezas en el tema “estamos fregados”, porque la situación se torna crítica. Indicó que hay evidencias que demuestran que el director de la PNP, Raúl Salazar, tiene mayor peso que el propio ministro del sector Wilfredo Pedraza.

“No hay una conducción clara, un perfil alto, hay más bien sombras, y la gente se pregunta dónde está el piloto, dónde está el piloto quién maneja esto y lo peor es que no hay piloto ni carta de navegación […] El hecho de que el director general sobreviva a todos los ministros del Interior quiere decir que está más atornillado, potenciado, o goza de más confianza de Palacio que los propios ministros”, precisó.

“Si los ministros vuelan y el director general sigue quiere decir que tiene más peso específico que los ministros. Ahí empezaría un problema, el ministro del Interior es la autoridad política del sector, y dentro de este sector está la policía nacional. Si tenemos dos cabezas estamos fregados”, aseveró.