jueves, 7 de febrero de 2013

MML destaca avances en justicia restaurativa y prestación de servicios comunitarias

Ideeleradio.- Lo que es una novedad en la implementación de la justicia restaurativa por parte de la Municipalidad de Lima es que ya hay muchas unidades receptoras que están colocando a personas sentenciadas para que presten servicios comunitarios como parte de “Devuélvele a tu ciudad”, informó Karina Pineda, coordinadora de dicho programa de la Municipalidad de Lima.

“Uno de los indicadores que nos llama la atención y no lo habíamos previsto es el tema del aumento de la regularidad en la prestación de servicios. Antes que el programa existiera, los prestadores de servicios venían una vez al mes, cada dos meses, cuando ellos libremente quisieran hacerlo. Con la aparición del programa, su regularidad se ha incrementado más de un 30% en menos de un año. Estamos hablando de casi 9 meses y ello están viniendo más de cuatro veces al mes con más de un 30%”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Este es un indicador que nos parece importante, también hemos incrementando el número de personas ejecutando la prestación. La municipalidad tenía más o menos en promedio 60 personas ejecutando la prestación y, en este momento, tenemos un promedio de 100, casi el doble en este periodo de tiempo. Eso, por ejemplo, son indicadores importantes”, comentó.

La representante de la Municipalidad de Lima informó que un grupo de alrededor de 35 personas culminó su periodo de prestación de servicios y que la mayoría ya se encuentra insertada en el sistema laboral. “Por sus propias condiciones ellos han buscado reinsertarse a este espacio”, precisó.

Cabe indicar que el programa “Devuélvele a tu ciudad”, tiene como fin sensibilizar a la opinión pública sobre la importancia de prevenir la violencia utilizando las practicas restaurativas como estrategia para mejorar la convivencia y seguridad ciudadana.

Este programa, que fue presentado por la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, en Barrios Altos busca resolver los conflictos en el barrio de manera armónica y pacífica, mediante una convivencia sana y un trato justo entre la comunidad y las autoridades.

También implica disminuir la violencia en la comunidad, mejorar las relaciones entre los ciudadanos y reparar el daño cometido, recapacitando, reconstruyendo, reconciliando, reintegrando y viviendo en comunidad.