martes, 19 de febrero de 2013

Mendoza: Embajada de EE.UU. debió informar primero al Gobierno y se buscará reunión con premier

Ideeleradio.- Es sumamente preocupante que Estados Unidos termine informando sobre una situación de seguridad que compete al Gobierno del Perú y, por eso, los congresistas elegidos por la región Cusco solicitarán una reunión con el premier Juan Jiménez Mayor y representantes del Ministerio del Interior para recibir un informe detallado del caso, informó la congresista Verónika Mendoza.

Fue al comentar el comunicado emitido el jueves pasado por la embajada de Estados Unidos, en el que le piden a sus diplomáticos y ciudadanos evitar trasladarse a la ciudad del Cusco ante el peligro ser víctimas de un posible secuestro.

“El tema de fondo que preocupa es cómo es posible que la embajada norteamericana o el gobierno norteamericano maneje información de seguridad que el gobierno peruano al parecer no maneja. Lo que han señalado todas las autoridades desde el Ministerio del Interior y hasta el propio premier [es] que no tenían noticia alguna de que hubiera pretensión de secuestrar a ciudadanos norteamericanos o nada por el estilo”, cuestionó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

La legisladora confirmó, en ese sentido, que los congresistas del Cusco están solicitando reunirse con el presidente del Consejo de Ministros y representantes del Ministerio del Interior para que se les explique la forma en que se maneja la información de Inteligencia y de Seguridad Nacional del país.

“Esto sí amerita un análisis más detallado y los congresistas del Cusco estamos solicitando una reunión con el ministro del Interior y el premier [Juan Jiménez Mayor] para que nos explique cómo se hace el manejo de información de Inteligencia y Seguridad”, señaló.

“Cusco está en la más absoluta tranquilidad y normalidad y se han incrementado incluso las medidas para dotar de seguridad a todos los ciudadanos peruanos y extranjeros”, aclaró.

No fue correcta la manera en cómo abordó la información
Mendoza Frisch consideró que es entendible que la embajada norteamericana se preocupe por la seguridad de sus ciudadanos, pero señaló que la manera en que se abordó no fue la más adecuada. Indicó que si se tenían noticias sobre la pretensión de alguna actividad criminal, se debió de informar, en primera instancia, a las autoridades competentes del Gobierno del Perú.

“Lamentablemente, en este caso, no ha ocurrido lo propio, sino que la alerta se ha dado a nivel público y por las redes sociales lo cual resulta bastante curioso. Sin embargo, quiero resaltar que ha habido una respuesta rápida de las autoridades locales, que han incrementado incluso la presencia de efectivos policiales para dar un mensaje de tranquilidad y de paz social”, explicó.

“Se sabe que la actividad turística no se ha visto afectada, se ha dado una respuesta ciudadana de que los turistas son bienvenidos y se han hecho esfuerzos a nivel de autoridades para resguardar la seguridad de ciudadanos extranjeros y nacionales”, precisó.