viernes, 15 de febrero de 2013

ANR: No más del 10% de universidades pasaría hoy un proceso de acreditación


Ideeleradio.- Si en este momento se hiciera un proceso de acreditación, no más del 10% de universidades pasaría, sostuvo Orlando Velásquez Benites, presidente de la Asamblea Nacional de Rectores (ANR), al remarcar la necesidad de que se apruebe una nueva ley universitaria que fortalezca el Consejo de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior Universitaria (CONEAU).

“Si hablamos de la certificación, de la acreditación necesitamos de un organismo que se convierta en ese eje que viabilice la acreditación de las carreras, que tenga un soporte fundamental, un presupuesto del Estado. Necesitamos no un CONEAU que como actualmente está en un rincón del Ministerio de Educación, que está semiparalizado”, indicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“En la actualidad, yo no creo que pasaría más del 10% porque no hay planes de mejora, no existen laboratorios, no existe infraestructura o logística, no hay docentes capacitados, no hay delimitación clara del currículo, el tipo de competencia, la proyección social, es por eso que requerimos que la ley recoja la acreditación como aspecto central y eso significa presupuesto y crear instancias claras”, agregó.

Velásquez Benites consideró, en ese sentido, que es importante diseñar una nueva ley universitaria, pues la actual normatividad tiene 30 años de antigüedad y es una traba que no permite avanzar.

“La ley actual tiene 30 años de antigüedad y es absolutamente obsoleta, entrampa una serie de procesos, la relación con el Estado se hace complicada, no recoge lo que es la tendencia de la universidad, que es la acreditación, la investigación, y no existe esa relación con la empresa y en la actualidad requiera una ley y que establezca qué tipo de universidades estamos creando o existen, cómo deben acreditarse, cuál es el rol de las universidades, es necesario, porque ya la ley no nos sirve y se convierte en una traba para avanzar”, explicó.

“En la ley la investigación actual aparece como un lirismo, cuando es todo un proceso, una concepción, un cambio de mentalidad, es toda una serie de situaciones que comprometen a la universidad a los docentes, a los estudiantes, al Estado. Un Estado que no apuesta un sol por la investigación es absurdo y los países de la región nos lleva una larga ventaja y eso debe recogerse en la ley universitaria”, puntualizó.