viernes, 14 de diciembre de 2012

Rospigliosi: Humala y Villafuerte quieren tener a las FF.AA. como un instrumento para perpetuarse en el poder

Ideeleradio.- El presidente Ollanta Humala y su asesor presidencial, coronel EP (r) Adrián Villafuerte, quieren tener a las Fuerzas Armadas (FF.AA.) como un instrumento fundamental para su intención de perpetuarse en el poder, afirmó el analista político Fernando Rospigliosi, al considerar que quieren manejar a los institutos armados en función de sus intereses.

Fue al comentar los riesgos que tendría el hecho de que se planteen cambios en el tiempo de servicios efectivos y reales de los militares y policías a 40 años y al ser consultado por los cargos que ocupan la promoción y allegados de Ollanta Humala en los institutos armados.

“Teóricamente no está mal que se aumente los años de permanencia de los oficiales en servicio activo; pasar de 35 o 40 años no está mal porque muchos oficiales se retiraban jóvenes, pero esto llama a sospecha naturalmente porque hacerlo en este momento puede ser una intención, un interés de favorecer a la promoción de Humala y la de Villafuerte”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[Puede ser para favorecer a] la gente que hoy en día está en los cargos más altos del Ejército y con esto tienen más techo, más aire para continuar en los mandos, que es lo que claramente le interesa a Ollanta Humala y a su asesor Villafuerte. Ellos en su intención de perpetuarse en el poder quieren tener a las fuerzas armadas como un instrumento fundamental para tal efecto”, manifestó.

Humala un sentido utilitario de la democracia
Inicio Afirmó, en ese sentido, que el jefe de Estado, Ollanta Humala, tiene un sentido utilitario de la democracia y sostuvo que piensa en utilizar a las Fuerzas Armadas en función a sus propios intereses. Estimó que esta hipótesis se evidenciará en los próximos cambios de ascenso en el Ejército y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

“[¿Ollanta se transforma cuando está frente a los militares?] Él lo ha dicho y lo ha repetido infinidad de veces, que él ‘ha sido, es y será militar’. Ahora es un militar autoritario y que –en mi opinión– no valora demasiado la democracia. Él tiene un sentido utilitario a la democracia, la utiliza pero no la valora, esa es mi impresión sobre Ollanta Humala. No todos los militares son así, hay militares que tienen una valoración muy importante de la democracia y que una vez que pasan al retiro se convierten en defensores de la democracia, pero no creo que sea el caso de Ollanta”, aseveró.

“Creo que él tiene un sentido utilitario de la democracia y piensa usar, siempre ha sido esa su intención, –es mi impresión– piensa utilizar a las Fuerzas Armadas en función de sus propios intereses. Entonces, por eso esta relación especial que manifiesta siempre cada vez que asiste a estas ceremonias [militares] y su interés, por supuesto, es manejar los mandos militares. Ellos ya están viendo los cambios que van a hacer. En diciembre hay cambios naturalmente en el Ejército y en el Comando Conjunto, poniendo a gente adicta a ellos que es gente de la promoción de Villafuerte y preparando a la promoción de Humala para el relevo en los próximos años”, añadió.

Fue un gravísimo error otorgar facultades legislativas
Inicio Cuestionó, por ello, el paquete de decretos legislativos que recientemente aprobó el Poder Ejecutivo, supuestamente para mejorar la seguridad ciudadana y reforma militar y policial. Subrayó que fue un error que el Congreso de la República haya otorgado facultades legislativas.

“En general, creo que no hay ninguna mejora [con estos decretos]. Hay reorganizaciones burocráticas en muchos casos para peor. Coincido plenamente con Augusto Álvarez Rodrich, que hay una fuerte tendencia a la militarización y al autoritarismo. Hay varios decretos que van en ese sentido. Mejoras no hay desgraciadamente, no se puede decir que con esto [los decretos] la seguridad ciudadana o deficiencia de las Fuerzas Armadas vaya a mejorar en absoluto. No hay ningún paso positivo en esa dirección me parece”, opinó.

“Fue un gravísimo error del Congreso, que está controlado por el oficialismo, otorgar facultades extraordinarias al Gobierno para legislar en esta materia, teniendo en cuenta que el Gobierno no había dado muestras de tener una política adecuada ni en fuerzas armadas ni a seguridad ciudadana. Entonces, el resultado como era de esperarse es negativo”, acotó.

Son reformas totalmente retrógradas
Inicio Rospigliosi Capurro remarcó, finalmente, que las reformas impulsadas por el Ejecutivo en materia de Fuerzas Armadas y Policía Nacional son propuestas totalmente retrógradas, que no benefician al personal militar ni policial. Ello al ser consultado por la posibilidad de que el Ejecutivo esté en un proceso de militarización.

“No diría que estamos irreversiblemente en ese camino [de la militarización], pero hay señales muy preocupantes. Por ejemplo, este decreto que establece penas de prisión a todos los que denuncien la corrupción en asuntos de fuerzas armadas o seguridad. Digamos denunciar que se roban la plata del rancho, la gasolina, que se reciben plata de coimas por compra de armas se convierte en un delito que puede ser penado hasta con 15 años, que es el artículo 12 del decreto 1129. Nos pone en una situación muy difícil”, observó.

“El restablecimiento en la práctica del servicio militar obligatorio. Hay un decreto que dice, que si los institutos armados no logran completar sus requerimientos de reclutas, pues volveremos al sistema antiguo, al sorteo, las ‘levas’, que sabemos perjudica a los más pobres. Eso es un retroceso muy fuerte y va en contra de la tendencia que es justamente reformar y modernizar a las fuerzas armadas, lo cual implica tratar bien a los reclutas y pagarles adecuadamente. O sea son cosas totalmente retrógradas”, concluyó