jueves, 13 de diciembre de 2012

IDL: Prisión preventiva no puede ser la única salida en un sistema penitenciario colapsado

Ideeleradio.- La prisión preventiva no puede ser la única salida frente a la problemática de seguridad ciudadana, sobre todo en un sistema penitenciario que está colapsado, estimó Agustín Grandez, abogado del Instituto de Defensa Legal (IDL).

“No hay que negar que hay una problemática de seguridad ciudadana que debe ser afrontada y frente a eso, una salida es la prisión preventiva, pero no puede ser la única, sobretodo en un sistema penitenciario que está colapsado. Hay que pensar en medidas alternativas, criterios más claros, la comparecencia restringida, reglas de conducta más rigurosas y con un mayor control”, explicó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Hay también esta propuesta que desde hace años viene circulando, el tema de los grilletes electrónicos que si bien tiene una gran aprobación de parte de la ciudadanía y en general de los operadores de justicia, hasta ahora no hay inversión clara para este tema”, agregó.

Inculpados continúan en proceso mientras están en libertad
El abogado del IDL indicó, en ese sentido, que el hecho de que se deje en libertad a una persona o que no se le aplique la prisión preventiva no supone que sea declarada inocente. Mencionó que el inculpado va a continuar con su proceso, mientras permanece en libertad.

“Eso es algo que se presta a mucha discusión porque la gente piensa [que] cuando no se aplica prisión preventiva es que ya lo declararon libre, ya lo soltaron, no lo van a juzgar y se crea esta sensación de impunidad que no es necesariamente así porque el proceso va a continuar”, aclaró.

Hay que tener cuidado con tema de flagrancia
Inicio Manifestó que de acuerdo a los estudios que ha realizado el IDL y los análisis comparados, los casos de flagrancia están entre el 60% y 75% de situaciones que pasan a audiencia de prisión preventiva. Comentó que el tema de la flagrancia hay que tomarlo con pinza y con cuidado.

"Pero, ojo, hay que tener cuidado, porque nunca se cuestiona la detención de la misma, el juez toma los criterios que la PNP ha señalado para detener en flagrancia. Uno entendería flagrancia en el caso del delincuente que es ampayado en el momento, pero es entendida posterior a ese momento inmediato, 24 horas después”, precisó.

“Entonces, es importante matizar que no necesariamente este criterio de la flagrancia por el cual de todas maneras una persona tenga que ir a la cárcel porque eso me llevará a otro tema que es la discusión y el problema que significa las cárceles”, dijo.Prisión preventiva y sectores socioeconómicos muy bajos.

Finalmente, el letrado indicó que la prisión preventiva está muy vinculada a sectores socio económicos muy bajos, tras cuestionar que se establezca como requisito tener un trabajo formal.

“Se pide trabajo acreditado [para evitar la detención], en un país donde de acuerdo a cifras oficiales alrededor del 45% está con una ocupación informal. Y de la investigación han salido casos que ya son increíbles, por ejemplo, un muchacho de 18 a 19 años dedicado a ser estibador de zapatos tenía la máquina en su cuarto para realizar su oficio, pero como no había una posibilidad de acreditar que se dedicara a este oficio a pesar que el mismo fiscal había verificado que había una máquina para realizar su oficio en su domicilio y como no había un certificado oficial, no podía acreditarse. A eso se presta, en general, los criterios donde se está aplicando esto”, finalizó.