jueves, 29 de noviembre de 2012

Psicoanalista opina que audio de Pastor va dentro del clima de una coima

Ideeleradio.- El audio que registra una conversación entre Aurelio Pastor y la alcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz Yupanqui, va dentro del clima de una coima y no gira en torno a los honorarios por un servicio profesional como abogado, opinó la psicoanalista Matilde Ureta de Caplanski.

“Este señor Pastor […] dice, un momentito, vamos a deslindar señora, usted quiere que la defienda como abogado o que la trate como amiga, porque si es como abogado, […] mis honorarios son tantos. Todo su discurso sabe a una coima, no habla como un profesional que va a cobrar por sus servicios lo que sea, más allá de que podamos discutírselo, pero todo va más bien es dentro del clima de una coima”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

La experta comentó, por otra parte, al hacer un análisis general de la corrupción en el país, que existe una suerte de cultura de apología al robo y la incorrección, así como una especie de tendencia casi malévola y maligna a engañar.

"Toda la cultura se dirige a la apología del robo, a la sacada de vuelta, de la incorrección, hay una especie de tendencia casi malévola y maligna a engañar porque eso demuestra que inteligente eres. Yo sí creo que sí hay una especie de deseo de robo, que creo que tendría que vincularse más a la ley, en el sentido que cumplir la ley le cuesta mucho al hombre animal”, opinó.

Robar y hacer van juntos
Inicio En otro momento, señaló que la alta desaprobación que tiene la alcaldesa de Lima se debe a que la población prefiere a una persona que robe, pero eficiente, en vez de un personaje honesto e inactivo. Sostuvo que hay una tendencia en el ser humano a romper la regla y la ley.

“[¿La honestidad de Susana Villarán no ha tenido un peso?] No solo eso, el otro día escuchaba decir, que el ataque a Susana Villarán era justamente porque era honesta y que la gente no toleraba tener una figura honesta al cargo de la ciudad, porque garantizaba que no iba a hacer nada, o sea ‘el robar y hacer’ van juntos. Si eres honesto, probablemente no vas a hacer nada, eres flojo, no eres vivo y supongo que la concepción del mito urbano es que no vas a hacer nada”, explicó.

“[Las promesas de los políticos contra la corrupción siempre pasan al olvido] Eso es justamente la extensión de la perversión a lo social, en donde realmente principios tales como, robar y hacer van juntos, a mi me falta y yo necesito, somos muy pobres y yo estoy justificada a tomar todo lo que necesito […] Hay una tendencia en el ser humano a romper la regla y la ley es tan generalizada, no hay todavía posibilidad civilizada de darse cuenta que hay cosas que no se pueden hacer”, puntualizó.

La corrupción no es un tema de género
Inicio Por otro lado, dijo que tanto los hombres como las mujeres son pasibles de concurrir en actos de corrupción. “Hasta ahora se decía que el hombre, pero a la medida que las mujeres hemos buscado alcanzar puestos en el espacio público, también las mujeres lo hacen”, concluyó.