martes, 6 de noviembre de 2012

Diez Canseco: Fujimorismo presiona al Gobierno con interpelación y le interesa un pepino trámite en La Haya

Ideeleradio.- El fujimorismo utiliza la interpelación al canciller Rafael Roncagliolo para demostrar su peso político y que puede producir un nivel de desestabilización al Gobierno, afirmó el congresista Javier Diez Canseco, al estimar que a este grupo le interesa “un pepino” que estemos a puertas del inicio de la fase oral del diferendo marítimo en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Fue al comentar la moción presentada por la bancada fujimorista, a raíz de la reunión que sostuvo el ahora exembajador peruano en Argentina, Nicolás Lynch, con representantes del Movadef, señalado como brazo político de Sendero Luminoso. 

“[¿El fujimorismo quiere mostrar las garras y decir al Gobierno, mira lo que podemos hacer si no te portas bien en el tema del indulto?] Es exacto. Hay una presión claramente política, esta es una decisión de producir una expresión de peso político para decir que están en condición de producir un nivel de desestabilización política del Gobierno si es que no se portan como quieren que se porten”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio. 

Diez Canseco indicó, en ese sentido, que es una irresponsabilidad absoluta el pretender abrir un cuestionamiento al ministro de Relaciones Exteriores, cuando estamos a puertas del proceso ante la Corte de la Haya, en la que hay que expresar unidad nacional. Dijo que la actitud de Fuerza 2011 evidencia que ponen por delante el beneficio de corto plazo, dejando de lado los intereses del país. “Les interesa un pepino que estamos a puertas del debate y de la presentación de los argumentos orales en el tribunal de la Haya, a menos de un mes en este terreno, lo cual es una irresponsabilidad política francamente inaceptable en este terreno”, señaló. 

Se golpea al proyecto de Unasur
Indicó que la salida del ex embajador de Perú en Argentina Nicolás Lynch y la interpelación al canciller Roncagliolo ponen en cuestión uno de los ejes que puso el gobierno en su discurso inaugural respecto a la alianza principal que el Perú debería alimentar con respecto a Unasur. 

“Sin duda parte de lo que hay detrás de esta acción y maniobra es el intento de golpear a quienes representan al interior del servicio diplomático, una fuerza de relación con Unasur más bien colocar las prioridades en la alianza con Chile, con Colombia, Estados Unidos”, declaró. 

“Yo creo que la cabeza de Roncagliolo tiene ese simbolismo y significado también: el golpear el proyecto de Unasur, como un eje fundamental de la política internacional, que algunos pretenden traerse abajo en ese terreno”, anotó. 

Problema de Movadef se da centralmente en Perú
Aclaró que el problema del Movadef se da centralmente en el Perú y que no hay una ofensiva internacional por parte de este grupo. Al respecto, cuestionó a quienes están detrás del pedido de interpelación por haber estado ausentes en los escenarios de confrontación hacia estos grupos.

“En la cantidad de veces que hemos estado en las universidades en polémicas y debates en este terreno de fuerzas de izquierda y progresistas, que han estado en debate en las universidades […] No he visto jamás a algunos de estos señores que están ahora atrás de la interpelación al canciller”, remarcó. 

“Están ausentes de los escenarios en los cuales hay que producir la confrontación con estas fuerzas que representan un pensamiento nefasto como es el pensamiento Gonzalo con el costo que tuvo para el país y que a su vez están reclamando insistentemente un indulto a otro de los actores de todo este escenario de violencia y de violación a derechos humanos en el país”, acotó. 

Los Quispe Palomino se estarían expandiendo a Machu Picchu
No obstante, advirtió que existe un fenómeno de crecimiento del Movadef que pretenden la legalización del pensamiento de Abimael Guzmán. Diez Canseco Cisneros advirtió que hay que prestar la debida atención al accionar de los narcoterroristas Quispe Palomino, que estarían comenzando a expandir su accionar hacia la zona de Machu Picchu. 

“Creo que aquí hay una responsabilidad muy de fondo, y creo que también hay un hecho preocupante y es el hecho que hay que encarar también junto al tema de Movadef, el tema del grupo Quispe Palomino que están consolidando un nivel de presencia en toda esta zona del VRAE, pero particularmente en determinadas provincias del Cusco”, detalló. 

“No solamente [el clan de los Quispe] tiene una fuerte presencia donde está el gas de Camisea, que es el responsable del 45% de la energía que se consume en el país, sino que a su vez , la información que tengo es que hay una columna de Sendero que está comenzando a expandir su accionar hacia la zona de Machu Picchu y si una cosa de esto ocurriera estamos ante una situación extremadamente complicada porque implicaría poner en riesgo, también, lo que es el principal símbolo de los escenarios turísticos arqueológicos que el Perú tiene que ofrecer. Aquí hay una acción muy delicada”, reveló.