martes, 20 de noviembre de 2012

Defensoría sobre traslado de Antauro: Nadie puede oponerse a una orden judicial

Ideeleradio.- Nadie puede oponerse a una orden judicial y para objetar una resolución se tiene que utilizar los canales que la legislación establece, afirmó Percy Castillo, jefe de asuntos carcelarios de la Defensoría del Pueblo, al indicar que la autoridad penitenciaria no es “ama y señora” del interno.

Fue al comentar el caso de Antauro Humala, quien retornó a la Base Naval del Callao, luego de ser trasladado del penal Virgen de las Mercedes de Chorrillos, a tan solo un día después de haber abandonado esta prisión tras cumplir con el fallo emitido por la Segunda Sala Penal para Reos en Cárcel.

“[¿El sistema penitenciario tiene que cumplir el mandato del Poder Judicial?] Nadie puede oponerse a una orden judicial y para ir contra de una orden judicial hay que utilizar los canales que la legislación establece [¿Es decir apelar, discutir en sede judicial?] Obvio, que la justicia sea en sede judicial”, anotó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“No teníamos conocimiento alguno [sobre este último traslado en el caso de Antauro Humala], entendíamos que se había cumplido el mandato judicial […]”, argumentó.

La autoridad penitenciaria no es ama y señora del interno
Inicio El representante de la Defensoría del Pueblo señaló, en ese sentido, que vía un hábeas corpus correctivo, los jueces tienen la potestad de evaluar las decisiones que ha tomado la autoridad penitenciaria, que –dijo– no es “ama y señora” del interno.

“Esta es una potestad que está contemplada en nuestro Código Procesal Constitucional que obedece a una lógica simple, la autoridad penitenciaria tampoco es ama y señora del interno y tiene que respetar las normas y actuar bajo principios de razonabilidad y proporcionalidad”, dijo.

“El juez vía hábeas corpus puede establecer si las acciones que ha adoptado en este caso la autoridad penitenciaria son razonables o no. Si no lo considera razonable, ni proporcionales, puede el juez ordenar las medidas que estima pertinente. Eso puede hacer cualquier juez cuando conoce un hábeas corpus de una persona privada de su libertad”, agregó.