jueves, 15 de noviembre de 2012

Burga: Rector de UNMSM rechaza a Movadef pero autoridades negociaron con ellos para gestionar universidad

Ideeleradio.- El rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Pedro Cotillo, rechaza ahora a los grupos que simpatizan con el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), pero sus autoridades han tenido que negociar con estos grupos radicales para poder gestionar la universidad, reveló Manuel Burga, exrector de dicho centro de estudios.

“[¿Usted cree que la actitud del actual rector de rechazo a Movadef se da más bien cuando él ha venido propiciando que esto crezca?] Esa es la impresión que tienen todos los sanmarquinos, porque todos saben que hay muchos decanos como el de Sociales, de Economía que están ahí de interinos y que representan a esas fuerzas. […] Hay una negociación y es por eso que me cuesta entender al rector Cotillo que ahora está hablando de una suerte de tendencia nacional de macartismo que ingrese a San Marcos y se inicie una persecución de jóvenes de izquierda”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Y para decirlo de una manera muy simple, esas fuerzas, Movadef o radicales, se sustentan en el tercio inferior en calidad de los profesores de la universidad. Yo tengo la impresión de que esas alianzas han conducido a muchas de las universidades públicas a situaciones difíciles por los compromisos con los que llegan a los puestos que después les impide gestionar. Probablemente, Cotillo ahora está como renegando de la forma cómo llegó al rectorado”, anotó.

Manifestó su sorpresa que autoridades que permitieron la existencia del Movadef sean ahora las abanderadas en la lucha contra estos movimientos. Sostuvo que las organizaciones que sí creen en el sistema democrático deben tratar de impedir el avance de organizaciones pro senderistas.

“Algo ahí no está funcionando bien, y cuando la política se vuelve una jurisdicción donde solo actúan unos cuantos, eso es lo que se tiene: aparentemente el avance de Movadef. Y ahora lo que más sorprende es que aquellas autoridades que de alguna manera han surgido como compromiso de esas cosas, ahora aparezcan como los abanderados contra esos movimientos. Yo supongo que los de Movadef, como en muchos sitios, se deben sentir como desilusionados”, declaró.

“[¿Por qué se ha dejado pasar esto?] Esa es la pregunta clave, realmente ahí falla el sistema representativo de la democracia institucional en las universidades porque solo un tercio son los que votan y los que salen elegidos de esos grupos minoritarios, son los que tienen la representatividad de los estudiantes que no han votado por ellos”, acotó.

Una marcha interna en UNMSM
Indicó, en ese sentido, de que más que una movilización contra Movadef, se tiene que hacer “una marcha interna” para que se tome conciencia sobre qué es lo que está pasando en San Marcos. Recordó que durante su gestión existió un enfrentamiento abierto con esos grupos radicales para recuperar el comedor y la vivienda universitaria.

“En mi época, en el rectorado lo que nos pasó fue un enfrentamiento abierto con ellos y lo que tratamos es de recuperar el comedor y la vivienda para quienes lo necesitan, y de retomar la institucionalidad de la universidad. Tuvimos una respuesta permanente de esos grupos. Ahora la pregunta es por qué están presentes, por estas negociaciones que han permitido que algunas autoridades lleguen a los puestos gracias a esas alianzas ocultas al margen de los estudiantes y al margen de las dirigencias estudiantiles”, explicó.

“Conozco de cerca el caso de Ciencias Sociales, el decano electo hace dos años fue destituido por una argucia legal, ha sido [reemplazado] en Sociales [por] un decano interino que representa esas fuerzas. Pregunte usted, ahí están los núcleos de negociación. ¿De qué estamos hablando cuando quieren hacer una marcha contra Movadef? Yo creo que deben hacer una marcha interna y hacer una toma de conciencia de qué es lo que está pasando en San Marcos u otras universidades públicas”, indicó.

Es un hecho grave y complejo
Inicio El historiador coincidió en que existiría una suerte de convivencia pragmática basada en el compromiso entre los radicales y las autoridades para las elecciones y el control de algunas universidades. Mencionó que el hecho es sumamente grave y complejo y que ello revela el mecanismo oculto de la presencia de estos grupos en la universidad.

“[¿Estas autoridades si bien no son pro senderistas si utilizan a estos grupos para neutralizar a otras fuerzas?] Esto es sumamente grave y compleja y ahí está el mecanismo oculto de la presencia de estos grupos en la universidad. El compromiso entre ellos y las autoridades para las elecciones y el control de algunas universidades. Sociales ahora es como el comedor universitario, está bajo el control, está como tres de izquierda hasta la actualidad, está con un decano encargado pidiendo que un decano legal en la gestión de la facultad”, refirió.

“[¿Ha habido una suerte de convivencia pragmática que no deberían tener si es que esto se viera como un problema?] Sí, es correcto. Es darle una legalidad que no tienen, darle una representación política que no tienen, porque no participan de elecciones y no forman parte de los órganos de gobierno, forman parte de los gremios de estudiantes que tienen mucha fuerza en la toma de locales, y el control del comedor de la vivienda y de otros servicios estudiantiles y en el centro de folklore”, agregó.