jueves, 20 de septiembre de 2012

Carlos Rivera: Se está usando recurrentemente la justicia para amedrentar la libertad de expresión


Ideeleradio.- El sistema de justicia viene siendo utilizado como instrumento de aquellos personajes a los que las investigaciones periodísticas les terminan incomodando, sostuvo Carlos Rivera, director adjunto del Instituto de Defensa Legal (IDL), al considerar que existe una suerte de recurrencia en el uso de ese poder del Estado como una forma de amedrentar la libertad de expresión.

Fue al sumar los casos de César Hildebrandt, Juan Carlos Tafur y Roberto More, al expediente del periodista César Lévano, director de La Primera, quien fue capturado el martes para rendir una declaración instructiva, sin que se le haya notificado oportunamente.

“Allí hay una situación, que ya desde hace algún tiempo atrás se vienen produciendo, que es que el sistema de justicia viene siendo utilizado como instrumento de aquellos personajes a los que las investigaciones periodísticas les termina incomodando”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Hay una suerte de recurrencia para usar la justicia como una forma de amedrentar la libertad de expresión, y eso en el escenario de un Estado de Derecho es un tema que vale la pena discutirlo, no solo con un afán académico, sino para que este tipo de acontecimientos cesen de manera definitiva porque me parece que sí es un abuso contra la libertad de expresión y los derechos de las personas, como los del periodista [César] Lévano, quien termina siendo afecto de manera injustificada”, anotó.

La rapidez y el simplismo con que se asumen las querellas | Inicio

Informó, en ese sentido, que la perspectiva de lo conversado con César Lévano es que el IDL apoye su defensa legal, tras lamentar la rapidez y el simplismo con que se asumen las querellas en el Poder Judicial. Estimó que en este caso ocurrió una situación legalmente cuestionable porque todo indica que el hombre de prensa no fue debidamente notificado.

“Esa [apoyarlo en su defensa] es la perspectiva de lo dialogado con Lévano, bajo los parámetros de que pareciera que estamos ante un caso de la suerte de búsqueda de amedrentar la libertad de expresión, vía la interposición de querella, que últimamente se ha vuelto una práctica recurrente”, aseveró.

“Lo cuestionable de esto es la rapidez y el simplismo con que las autoridades están asumiendo estas querellas, sin establecer ningún tipo de valoración ni de acreditación de que los hechos sean supuestamente ilícitos. Basta la palabra del querellante para abrir procesos judiciales contra personas que están haciendo una labor encomiable, que no solo informa sino que dan cuenta de hechos irregulares o ilegales, sean cometidos por funcionarios públicos o por personas que tuvieron algún vínculo con la administración pública”, argumentó.

Detención fue injustificable y un abuso | Inicio

Rivera Paz dijo, finalmente, que el director del diario La Primera no fue citado de manera adecuada, a pesar de que el juez que lo citó de grado fuerza sabía perfectamente de su domicilio, que fue el que se señaló en el oficio enviado a la Policía Nacional.

“De lo que no hay registro es que el juzgado haya citado a Lévano para rendir su declaración instructiva, eso me parece no solo una contradicción, sino algo en lo que se debía tener mucho más cuidado, porque el juzgado no cumplió con citarlo de manera anticipada, pero sí el juzgado tuvo toda la diligencia para notificar a la Policía y conducirlo a la fuerza como si fuera un reo que pretende rehuir la acción de la justicia. Eso me parece injustificable y creo que es un abuso contra los derechos de las personas”, remarcó
Publicar un comentario en la entrada