martes, 28 de agosto de 2012

Vargas Valdivia: Corte IDH sería más fuerte al cuestionar incumplimiento de fallos y conducta del Estado

Ideeleradio.- La presentación que tuvo el Estado Peruano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dará lugar a un pronunciamiento mucho más fuerte por parte de este organismo supranacional respecto al incumplimiento de los fallos emitidos y de la conducta observada durante la audiencia de seguimiento del caso Barrios Altos, estimó el exprocurador Luis Vargas Valdivia.

Fue al comentar las dos posturas que presentó el Perú ante la Corte IDH, representadas por el procurador supranacional Óscar Cubas Barrueta, quien criticó la sentencia de la Sala Penal presidida por Javier Villa Stein a través de una acción de amparo, y del procurador del Poder Judicial, Segundo Vitteri, quien defendió el dictamen.

“Esta pobre presentación [del Estado Peruano] sí creo que podría dar lugar a un pronunciamiento un poco más fuerte por parte de los señores magistrados de la Corte, respecto no sólo al incumplimiento de los fallos, sino de la conducta observada por el Estado Peruano”, afirmó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

[Un pronunciamiento más fuerte] sería lamentable porque nos presentaría ante la colectividad internacional como un Estado que no está dispuesto a cumplir con sus compromisos internacionales y nos haría perder mucho del prestigio que el Perú ha ganado en los foros internacionales en lo que implica el procesamiento y juzgamiento de esta clase de delitos y de crímenes”, añadió.

Lamentable participación del Estado ante la Corte
En este sentido, calificó de lamentable la participación del Estado ante dicho organismo supranacional, al indicar que no ha habido una coordinación debida y adecuada de los representantes del país. Anotó que todos los procuradores dependen del Consejo de Defensa Judicial del Estado (CDJE), instancia que dijo debió evaluar la participación de los agentes del Estado.

“En este caso, hemos tenido a dos procuradores contradiciendo la posición del Estado Peruano, uno defendiendo la sentencia y otro señalando que no sabía la participación de la Corte porque había una acción de amparo interpuesta por el Estado Peruano en vía interna”, precisó.

“Esto ha generado en una sensación de confusión y de malestar entre los propios magistrados de la Corte por esta posición contradictoria, por esta falta de coordinación , por la presentación de algunos aspectos lamentables, se confundió el lugar y se sustentó la posición [de los procuradores] en argumento de legislación nacional, olvidándose que es una corte supranacional y por encima de los intereses particulares están los del país y que esta Corte vela por intereses de seres humanos y de la colectividad”, puntualizó.

No se puede pedir a la Corte que se abstenga de pronunciarse
El exprocurador mencionó, incluso, que puede haber quedado la sensación en los magistrados de la Corte IDH de que la acción de amparo que se interpuso contra la sentencia de Javier Villa Stein tuvo como finalidad evitar o sustraer el conocimiento respecto a esta etapa del proceso a la Corte.

“La Corte lo que está verificando es si se está ejecutando debida o adecuadamente sus sentencias, aquí no se puede pedir a la Corte que se abstenga de conocer, porque no se ha agotado todavía la competencia nacional, sobre todo la ordinaria. Lo que hay es una acción de amparo, pero esto no puede afirmarse que implica una falta o agotamiento de competencia nacional que son los argumentos que se utilizan como excepción para evitar el pronunciamiento de la Corte”, precisó.

“Esto no se da en este caso, los que conocen medianamente la legislación internacional, el ordenamiento que rige la Corte, queda totalmente claro que este es un supuesto totalmente distinto”, indicó. Se podría tener la idea que buscan evitar un pronunciamiento Sin embargo, dijo que la acción de amparo que presentó el Estado Peruano fue una reacción contra este fallo y consideró que el problema surge cuando es utilizada ante la Corte como argumento para que se abstenga en pronunciarse. Enfatizó que aún no se ha agotado la vía interna.

“Esto podría generar incluso en los magistrados [de la Corte] la idea que el Estado ha pretendido utilizar esta acción de amparo como un medio para evitar el pronunciamiento en la Corte. Esta intervención es lamentable puesto que en lugar de mostrar el interés del Estado Peruano en aclarar, en corregir este fallo que ha sido criticado por el presidente de la República, del primer ministro, el ministro de Justicia, en lugar de seguir con esa línea de crítica y marcando distancia, se presenta esta acción como un medio para evitar el pronunciamiento en la Corte, pues no es el momento ni la oportunidad, porque ya la Corte en su momento decidió la procedencia y la pertinencia del proceso”, enfatizó.

En este sentido, sugirió a los funcionarios de Estado que no se aventuren si es que se realizan este tipo de presentaciones ante la corte internacional. Advirtió que se debe ser consciente de la magnitud y del cargo que ellos asumen.

“Este uso indebido y argumento utilizado por el Estado Peruano podría generar esta sensación entre los magistrados de la Corte que no se es muy claro en su posición respecto de lo que es compromiso de lucha contra la impunidad, a favor de los derechos humanos”, recalcó.

Se pone en riesgo el prestigio del Perú
Finalmente, recordó que el Perú ha adquirido fama por haber realizado una transición debida y ordenada de lo que fue un gobierno en dictadura y uno democrático y que estos procesos han sido revisados por la Comisión Interamericana y por diversos organismos internacionales.

“Ahora se está poniendo en grave riesgo pues que el prestigio no sólo de la judicatura sino en el país, que va a incidir también en temas fundamentales como son el grado de inversión, la confianza de los inversionistas, y todo esto pues trae una serie de cola. Entonces, hay que tener mucho cuidado con estos temas, mucha gente que no tiene consciencia todavía de la gravedad de la situación”, concluyó.
Publicar un comentario en la entrada