viernes, 10 de agosto de 2012

IDL: Delegación de facultades es una prueba de fuego para ministros Cateriano y Pedraza

Ideeleradio.- La delegación de facultades al Ejecutivo en materia de fortalecimiento y reforma institucional en los sectores Interior y Defensa, es una prueba de fuego para los ministros Wilfredo Pedraza y Pedro Cateriano, afirmó Francisco Berninzón, responsable del área de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal (IDL).

“[¿Delegación de facultades es una prueba de fuego para los ministros?] Sí, de acuerdo, pero no era el escenario ideal [el Congreso] para delegar facultades por lo ajustado que ha sido la votación. [¿Pero era necesaria la delegación?] No, no, en ninguno de los niveles. Ni era necesario dar una ley, ni mucho menos delegar las facultades legislativas al Ejecutivo, ya el Ejecutivo cuenta con facultades vía Decreto Supremo [para solucionar la reforma institucional de esos dos sectores]”, expresó al programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Salvo en el tema de los sueldos y la regulación de los insumos químicos, en todo lo demás no habido consenso y la aprobación ha sido muy ajustada. Esperemos que los ministros [Pedro Cateriano y Wilfredo Pedraza] se mantengan y no haya mucha rotación como fue el año pasado, particularmente en la cartera del Interior. Personalmente tengo una buena impresión del ministro Pedraza pero da la impresión y es evidente, que él no ha participado en nada en este proyecto”, expresó.

INPE es un ejemplo que se puede reformar sin delegar facultades
El responsable del área de Seguridad Ciudadana insistió que no era necesario que el Congreso delegara de facultades para fortalecer el sector Interior y Defensa. Dijo que un ejemplo claro es el trabajo que se está realizando en el Instituto Nacional Penitenciario (INPE), a través de José Luis Pérez Guadalupe.

“Hay un ejemplo muy vigente en el sector público y me refiero al INPE, donde hay un esfuerzo por cambiar el sistema penitenciario. Pérez Guadalupe está planteando un plan que se soporta en tres pilares, entre ellos, construir penales nuevos, reorganizar la infraestructura de las cárceles y procurar que ingresen más presos. A mucha gente no le interesa el tema de los derechos humanos de los presos, a él sí. Cuando a mayor hacinamiento, mucho más difícil controlar la corrupción y el INPE ha identificado todo un circuito, casi de ventanillas, de coimas, [eso se está reestructurando]”, mencionó.

“Incrementar la capacidad operativa frente al crimen organizado, reducir la rotación de los altos directivos, mejorar el trato humano en las comisarías, sí son temas indiscutiblemente súper importantes, pero para ello no necesita una delegación de facultades, ello se puede hacer con directivas internas. Una de las cosas para cambiar en la Policía Nacional es que se consiga que la gente confíe en la policía y nadie va a confiar en la medida que persista la corrupción. Recordemos que después del Poder Judicial está la Policía en nivel de corrupción, según las encuestas más recientes”, opinó.

Mensaje a la Nación fue para sortear el déficit en SC 
En otro momento consideró que el presidente Ollanta Humala eludió su responsabilidad en el tema de seguridad ciudadana durante el mensaje a la Nación. Dijo que esta omisión originó un debate público durante las dos últimas semanas, sobre si era o no conveniente la delegación de facultades.

“Hemos hablado de la delegación de facultades a lo largo de las dos últimas semanas ¿Pero de dónde viene todo esto? De un mensaje presidencial de 28 de julio. Sé que esto va a sonar muy anacrónico porque la política de las comunicaciones va muy rápido y estamos muy lejos del 28 de julio, pero no; todo esto un poco cierra el mensaje presidencial en esos temas”, estimó.

“No se ha hecho nada en un año en materia de seguridad y en vez de salir, decir, no hemos podido hacer tanto pero nos comprometemos a hacer estas dos o tres cosas muy puntuales a mediano y largo plazo. Eso hubiera sido mejor. Más bien salió a anunciar que van a solicitar facultades legislativas, entre otros cosas, que es el punto uno de la facultades delegadas. Ese anuncio fue para sortear el déficit del año anterior generando una expectativa de que ya se van a resolver. […]”, comentó.

Finalmente, Francisco Berninzón mencionó que un mensaje claro en materia de lucha contra la corrupción, sería separar del cargo al director general de la Policía Nacional Raúl Salazar, quien estuvo involucrado en el caso del desalojo en la azuacarera Andahuasi.

“[El jefe de la Policía ya no debería estar en el cargo después del escándalo. Si al vicepresidente lo sacaron por esa reunión por qué no le pasa nada a él. Sería una medida de lucha contra la corrupción y para eso no necesitas legislar] Sin duda, no necesitas nada y eso se llama gestión. De hecho la gente no entiende por qué hay que legislar, para qué más leyes, para qué”, concluyó.
Publicar un comentario en la entrada