miércoles, 22 de agosto de 2012

Gorritti: Humala no ha explicado estrategia contra el crimen ni el narcotráfico

Ideeleradio.- Lo último que le escuchado decir al presidente de la República, Ollanta Humala, es que hay un exceso de coca en el Perú, pero no ha explicado cuál es la estrategia y la visión peruana a partir de la experiencia que tenemos para luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado, afirmó el periodista Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros.

“Lo último que lo he escuchado decir [a Humala] es que hay un exceso de coca en el Perú , lo que es cierto, de que hay mucho más de lo que se necesita, pero lo único que no ha dicho es cuál es la estrategia que debe tener el Estado, la actitud que debe tenerse con los cocaleros, la visión peruana a partir de la experiencia concreta que tenemos de la mejor manera de luchar contra el crimen organizado, contra el narcotráfico, sin victimizar y sin atacar a los campesinos cocaleros”, declaró en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Gorriti Ellenbogen recordó que cuando Humala Tasso fue candidato, algunas de sus principales bases la constituyeron los cocaleros del Huallaga y recordó que el hoy jefe de Estado hizo algunas declaraciones en el sentido de que había que diferenciar a los cocaleros de los narcotraficantes.

“Hubo un cambio especialmente cuando [Óscar] Valdés estuvo en el ministerio del Interior y como primer ministro donde se descalificó aquello [a los campesinos cocaleros] ante el silencio y la pasividad de Humala. No se avanzó más”, argumentó.

EE.UU. marca y determina la agenda
Consideró, en ese sentido, que no hay una instancia clara ni estratégica en esta materia y que solo existe una tremenda influencia bilateral de Estados Unidos, que –estimó– marca y determina la agenda de lo que se hace en términos concretos de política antinarcótica.

“Si tú tienes una situación esdrújula y te dedicas a hacer un énfasis agudo, entonces, obviamente, vas a tener un problema de pronunciación y afonía, y eso es lo que sucede. Una cosa más es quiénes son los que dictan y determinan la política y, en esto, la verdad en el Perú no hay una instancia clara y estratégica”, aseveró.

“Están las organizaciones internacionales, la tremenda influencia bilateral de Estados Unidos que básicamente marca y determina la agenda de lo que se hace en términos concretos de política y, digamos, que eso a su turno, incluso en el propio proceso estadounidense sigue una cuestión que es sencillamente el haber establecido hace mucho tiempo una política y por cuestiones administrativas, burocráticas, etc va delante sin que haya una revisión estratégica de eso”, anotó.

Agregó que existe detrás una fuerte carga conceptual y afectiva y consideró que hay un problema de agendas, de influencias, donde existe gente que tiene “rabo de paja” o se “muere de miedo” para abordar el tema.

“Uno ve cuando se ha empezado a discutir el cambio de algunas estrategias, si conviene o no legalizar algunas cosas, ese debate inmediatamente es ahogado por una cantidad de adjetivaciones o cuando a Ricardo Soberón lo nombraron jefe de Devida hubo una campaña en su contra, se desató una campaña que terminó con su destitución y se puso a Carmen Masías que estaba básicamente a la derecha. Lo que existe son posiciones dogmáticas predeterminadas que se trata más bien de acomodar la realidad a las opiniones y no las opiniones a la realidad”, remarcó.

Se destina recursos a erradicación y no a interdicción
Cuestionó, igualmente, que se destine muchos recursos a la erradicación que lleva a la confrontación con los cocaleros y no a la interdicción. No obstante, mencionó que la lucha contra el narcotráfico no es fácil porque constituye un “negocio rentable” para aquellos que mueven capitales a través de pequeñas y medianas empresas locales y regionales.

“La  Además, indicó que hay muchos policías y especialistas en la luchgran cantidad de recursos, policías, gente, medios aéreos está dedicada a apoyar aquello [de la erradicación] y mucho menos en las labores de interdicción, inteligencia, de búsqueda contra el contrabando mismo de cocaína y las organizaciones criminales. Esa es una primera cosa, no hay una correcta visión de prioridades en este aspecto”, refirió.

Opinión de muchos especialistas está limitada
contra el crimen organizado que tienen una visión cercana sobre el tema porque están en el terreno y desarrollan redes de informantes. Puntualizó que la mayor parte tienen un conocimiento específico y segmentado a la región o la zona en que trabajan.

“Uno que otro tiene un conocimiento mayor, pero están en organizaciones verticales donde no son ellos quienes toman las decisiones generales de operación, no son los que dan la información global y, por ende, está limitada a lo que son objetivos que están impuestos básicamente desde fuera de quienes tienen el conocimiento específico y definido”, señaló.

“El tener que llevar una cierta línea, el tener que hablar de una cierta manera no está motivado por un conocimiento de la realidad, sino por las líneas de la política de determinadas instituciones”, finalizó.
Publicar un comentario en la entrada