viernes, 20 de julio de 2012

IDL: Telmo Hurtado le encaró al general Mori que asesinatos fueron un procedimiento regular

Ideeleradio.- El mayor (r) Telmo Hurtado, conocido como “El Carnicero de los Andes”, le recordó al general EP (r) Wilfredo Mori Orzo, que los asesinatos fueron un procedimiento regular de las Fuerzas Armadas (FF.AA.) en 1985 y que el Ejército lo encubrió y amenazó tanto a él y a su familia, cuando intentó denunciar los crímenes como el de la matanza de Accomarca, informó Carlos Rivera, director del Área Legal del Instituto de Defensa Legal (IDL).

Fue al referirse a la confrontación entre Hurtado Hurtado y Mori Orzo, que realizó la Sala Penal Nacional (SPN) en el marco del juicio que se les sigue a un grupo de militares por la matanza de 62 pobladores de Accomarca, ocurrido el 14 de agosto de 1985.

“El valor, en estos momentos, de la declaración de Hurtado ya no solo está relacionada al reconocimiento de sus responsabilidad de carácter criminal de la matanza de Accomarca, sino adicionalmente en el valiosísimo testimonio que ahora va a constituir lo dicho por él, para dar cuenta de que en sucesos anteriores y posteriores a la matanza de Accomarca se utilizaron los mismos procedimientos y que constituían la eliminación de sospechosos del terrorismo vía la desaparición forzada o la ejecución extrajudicial”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[Hurtado] ha sindicado al señor Mori como el responsable de otros eventos criminales, es decir Hurtado ha señalado las matanzas de Umaru y Bellavista, de Pucayacu, que también se produjeron en agosto del 85 y, en una de sus más importantes afirmaciones, sindicó a Mori y dijo que la eliminación física de personas había constituido un procedimiento regular que fue utilizado por las FF.AA. y que si bien es cierto no estaban en documentos, eran consecuencia de que las órdenes eran estrictamente verbales y que ninguna de esas iba a constar en documento alguno”, puntualizó.

Hubo ejecución dentro del cuartel Los Cabitos
Rivera Paz comentó que lo que se presenció en la diligencia de la Sala Penal Nacional representa un hecho excepcional para la justicia en el Perú, porque Telmo Hurtado admitió ejecuciones dentro del cuartel Los Cabitos. El abogado subrayó que el exmilitar está yendo más allá de la admisión de su responsabilidad en el asesinato de 31 personas como consecuencia de una orden superior.

“En términos concretos, Hurtado le dijo a Mori que él en su condición de comandante general de la Segunda División de Infantería de Ayacucho, es el que había ordenado la matanza de Accomarca y que en esos años los procedimientos regulares eran la eliminación de personas sospechosas de terrorismo e inclusive dijo que algunas de esas personas habían sido ejecutadas dentro del cuartel Los Cabitos”, refirió.

El letrado mencionó que las declaraciones de Hurtado Hurtado son inéditas en el Perú, pues nunca se habían producido durante una careo entre un oficial que era teniente del Ejército en 1985 y un general de esa misma arma en ese mismo año.

“Hurtado le dijo en términos de confrontación al general Mori que semanas después de lo de Accomarca, visitó en Lima al general Mori y que desde su casa le dijo que debería regresar a Ayacucho para terminar la 'operación limpieza' y que hizo una llamada para que le proporcionen un helicóptero para que Hurtado y otros oficiales terminen la operación, y efectivamente esas operaciones ocurrieron porque en 1985 se produjeron otros asesinatos de los testigos de la matanza”, anotó.

Ejército lo encubrió y amenazó
Rivera Paz dijo, finalmente, que Telmo Hurtado le exigió al general Wilfredo Mori que se amarrara los pantalones y que con aplomo asumiera su responsabilidad. El letrado explicó que el exmayor aseguró que el Ejército lo encubrió y amenazó tanto a él como a su familia.

“Una de las cosas que Mori le encaró a Hurtado fue de que si había cometido un crimen y si sabía que era consecuencias que provenían de él por qué razón no lo había de denunciado. Y Hurtado le dijo dos cosas importantes: Uno, que sí había intentado denunciar el hecho ante la superioridad, pero eso jamás se había logrado producir porque justamente había una política de encubrimiento”, informó.

“[Hurtado] señaló que el Ejército lo había estado encubriendo, pero a la vez lo había estado amenazando, tanto a él como a su familia y a sus otros hermanos que también habían sido oficiales del Ejército con el objetivo de encubrirlo hasta el año 1999, que comienza una historia del descubrimiento de Hurtado en el cuartel El Milagro de Bagua y es el punto de inflexión en el que se obligó al expresidente [Alberto] Fujimori a expulsarlo del Ejército, a pesar de que era un procedimiento ilegal, es decir que hay una historia de política de encubrimiento que Hurtado le ha encarado al genera al Mori”, concluyó.
Publicar un comentario en la entrada