jueves, 19 de julio de 2012

Guillén: Detecten cuentas de Fujimori porque en realidad no le da la gana de pagar

Ideeleradio.- Es una tarea ardua y difícil, pero sí se puede lograr detectar las cuentas que tendría el expresidente de la República, Alberto Fujimori, afirmó el exfiscal Avelino Guillén, al considerar que el exmandatario tiene recursos y simplemente no le da la gana de pagar la reparación civil que le debe al Estado.

“En el caso de Fujimori, por ejemplo, tiene recursos económicos, simplemente no le da la gana de pagar y no lo quiere hacer y [dice que] simplemente nada tiene a su nombre, y sus cuentas no han sido ubicadas […] Esa es una tarea más difícil, más ardua, pero se puede lograr detectar sus cuentas”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Cabe recordar que la Procuraduría Anticorrupción reveló, hace unos días, que impulsa ante la Corte Suprema la autorización para el embargo de dos bienes inmuebles que pertenecen al expresidente Alberto Fujimori, quien le debe al Estado 27 millones 400 mil soles por concepto de reparación civil.

Se siente un desprecio por la justicia
El exmagistrado explicó que lo primero que hace un procesado por corrupción o vinculado a un caso de derechos humanos es despojarse de todos sus bienes y transferirlos de manera ilegal o fraudulenta con la finalidad de que estos no formen parte del conjunto de propiedades que van a servir para la reparación civil.

“[Ellos] sienten un desprecio por la justicia. Creo que el objetivo que está llevando adelante el Ministerio de Justicia (Minjus), merece el respaldo de la ciudadanía y es una tarea de parte de los procuradores”, recalcó.

Guillén Jáuregui dijo, además, que hace bien el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Justicia, de tratar de conseguir que los condenados paguen la reparación civil, lo cual forma parte de la sentencia que ha sido impuesta.

“El Ministerio de Justicia está cumpliendo con una de sus obligaciones. Nos llama la atención que todos los condenados por casos de derechos humanos no pagan la reparación civil, simplemente eluden. Es una práctica en el Perú no de ahora, sino de hace décadas de no pagar la reparación civil”, acotó.

No es persecución exigir la reparación
En otro momento, se refirió a la opinión de los congresistas fujimoristas que defienden al expresidente Fujimori y que pidieron que se haga lo mismo con el caso de los condenados por terrorismo que no han abonado las reparaciones. Aclaró que no puede ser calificada de persecución política el hecho de que se exija el pago, sino que es el cumplimiento de un fallo judicial.

“No es persecución política el exigir el pago de la reparación civil, es el cumplimiento de un fallo judicial, y quienes se sostienen y afirman ser defensores de la democracia tienen que reconocer a un poder del Estado como el Poder Judicial, que lo único que está haciendo es hacer cumplir sus fallos”, refirió.

“Lo que pasa, como en el Perú nunca se pagan las deudas y mucho menos cuando el afectado es el Estado, simplemente es una práctica común y les llama la atención que se les exija una reparación civil, y denominan a eso persecución política”, detalló.

Indicó que al igual que hizo la excongresista Susy Díaz, quien depositó los 200 mil soles de reparación civil que le adeudaba al Estado tras ser acusada de haber recibido dinero del exasesor Vladimiro Montesinos, los demás condenados tienen la obligación de cumplir con esta obligación judicial.

“Si lo hace ella [Susy Díaz] que no es de una mujer de fortuna, que se ha despojado de unas propiedades por un hecho delictivo, ha honrado y ha cumplido y ha pagado su integridad. Al igual que ellas los demás condenados están en la obligación de cumplir de acuerdo a sus posibilidades con los recursos con los que cuentan por cancelar la reparación civil que se ha fijado en las sentencias”, manifestó.

Se debe reactivar unidades de repatriación
En otro momento, mencionó que es necesario reactivar las unidades de repatriación de fondos, y hacer un seguimiento de las cuentas, tras señalar que los involucrados en los temas de corrupción siguen operando en actividades empresariales lucrativas y trabajando a nombre de otras personas.

“Donde más le golpea a ellos es en el tema de sus cuentas [...] Al iniciarse el proceso a un imputado, debería contarse con una relación de bienes a los cuáles embargar de manera provisional para el futuro pago de la reparación civil y tener claramente establecido el monto de desbalance patrimonial. Eso no se tiene […] Inclusive el fiscal podría pedir una medida de aseguramiento de los bienes, fuera del proceso. Nosotros conocemos que durante el proceso lo investigados transfieren todas sus propiedades y no se tiene cómo embargarlos”, estimó.

“Cuando una persona planifica participar en un hecho delictivo, simultáneamente se despoja de sus bienes y el procesado no cuenta con nada. Siempre el tema de los embargos de los bienes de los procesados es un tema de que después de emitirse sentencia, recién los procuradores y los fiscales muestran preocupación”, aseveró.

Acentúen política de Gobierno en materia anticorrupción
Finalmente, sugirió al Gobierno acentuar su voluntad política en la definición de una estrategia y una política anticorrupción, que ha estado ausente durante su primer año de gobierno. Al respecto, hizo un llamado a que no sólo se investigue la corrupción del pasado, sino también de la gestión actual.

“Las medidas que está haciendo el procurador no significan un combate frontal y real frente a la corrupción son medidas aisladas. Por ejemplo, en este primer año de gobierno los diversos medios periodísticos han dado cuenta de varios grandes casos de corrupción y, sin embargo, no se ha hecho nada en relación a eso, no conocemos el resultado de las investigaciones”, enfatizó.

“Se ha dado cuenta [por diversos medios] de hechos graves de corrupción, conflicto de intereses entre ministros y sus empresas y, sin embargo, no conocemos de alguna investigación seria y profunda. No nos dediquemos a mirar solamente el pasado, miremos el presente lo que está ocurriendo”, concluyó.
Publicar un comentario en la entrada