martes, 24 de julio de 2012

Fiscal de la Nación: Con fallo de Villa Stein, colinas podrán acceder a beneficios y salir en libertad

Ideeleradio.- El magistrado Javier Villa Stein y todos los miembros de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema deben dar una explicación lógica y coherente sobre el fallo que reduce la pena a los miembros del grupo Colina, porque su resolución tiene una serie de errores y graves contradicciones, planteó el fiscal de la Nación, José Peláez.

Fue al rebatir punto por punto los argumentos utilizados por Villa Stein en relación a la tipicidad del delito de lesa humanidad, de la acusación por asociación ilícita para delinquir, de la supuesta vinculación de las víctimas con el terrorismo y el tema de los atenuantes para la disminución de la condena.

“Realmente no encuentro un razonamiento lógico y coherente [sobre por qué la Sala decidió esto] y yo creo que van a tener que explicar, no solo el presidente de la Sala, sino también los magistrados que han intervenido porque el ponente ha sido otro magistrado y le ha tocado defender esta posición a Villa Stein”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Considero que existen una serie de errores, una serie de concepciones equivocadas en los asuntos que han sido materia de juzgamiento. […] Yo creo que es importante que se salga a explicar por qué, tiene que haber una explicación, no solo el cuestionamiento sino también una explicación coherente de cuáles fueron las razones”, anotó.

Fiscal Sánchez sí habló de lesa humanidad
El magistrado detalló, en ese sentido, que el hoy fiscal supremo Pablo Sánchez mencionó en su acusación en el momento en que se desempeñaba como magistrado superior que los delitos que se le imputan de homicidio agravado estaban enmarcados, en líneas generales, como delitos de lesa humanidad.

“Efectivamente, a fojas 159 en el punto 156 el doctor Pablo Sánchez hace una calificación sobre el asunto en el tema de homicidio calificado y eliminaciones extrajudiciales que estaban bajo el manto de lo que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos llama delitos de lesa humanidad, y también los de tortura y las desapariciones forzadas. Entonces, sí hubo mención expresa del fiscal para que se tenga en cuenta como marco, como paraguas que cubrieran estos delitos como lesa humanidad”, expuso.

“Los argumentos están muy bien explicados en cuanto a que la Corte Interamericana no solo desde el año 62 y 82, en que se empiezan a pronunciar, sino que tenemos que remontarnos hasta el año 1945y 1946, cuando ya se empieza a definir a estos delitos como delitos de lesa humanidad y el Perú ha estado siguiendo muy de cerca este avance internacional y ha ido incorporando a su legislación todos estos tratados”, puntualizó.

Nunca se probó que víctimas sean terroristas
En otro momento, cuestionó el hecho de que el fallo del tribunal que preside Javier Villa Stein establezca implícitamente que las víctimas de Barrios Altos son terroristas y no pueden ser consideradas ‘población civil’.

“Ese es otro de los errores que yo encuentro en la sentencia expedida por esta sala. […] En una definición no muy lograda, dice que ‘otro tipo de movimiento de resistencia organizada, tales como los terroristas’, o sea prácticamente está considerando a las víctimas de Barrios Altos y Pedro Yauri como terroristas, cosa que nunca se probó; eso no ha quedado jamás probado [el hecho de] que ellos fueran terroristas”, aseveró.

“Inclusive se habla [en la sentencia de primera instancia] que hubo una equivocación por parte de agentes del destacamento Colina que en lugar de ir hacia el segundo piso del solar de Barrios Altos, atacaron y mataron a las personas del primer piso, que no tenían nada que hacer con lo que supuestamente se hacía en el segundo”, anotó.

Se aplicó la pena más grave
Indicó que otro de los graves errores que se perciben en la resolución suprema es que no se observa que el Código Penal señala que la pena que se aplica es la más grave y que en este caso, el homicidio calificado tiene como pena mínima 25 años.

Detalló que de ninguna manera se puede contemplar la existencia de elementos atenuantes en el supuesto caso de que se contemple un delito menos porque ello implicaría un perjuicio para las víctimas de este caso de violación de derechos humanos.

“Otro y más grave aún, es que no olvidemos que esto es un concurso real de delitos. […] La pena se impuso como máxima que era del delito de homicidio agravado [en el caso Fujimori] y esto debió hacerse en este proceso y [...] de ninguna manera por desaparecer un delito vamos a disminuir la pena porque ya estamos premiando al procesado, pero estamos ya dejando prácticamente impune el derecho que tienen los agraviados de recibir una sentencia justa con la pena que establece la ley, en el caso para el delito de homicidio calificado”, expuso.

“No hay ningún atenuante, el único atenuante que no es atenuante, que es una facultad de la sala es que se ha demorado y ha causado perjuicio a los procesados, pero no dice nada del perjuicio que se les causó a las víctimas. Este es otro grave hecho que la sentencia no ha tomado en cuenta”, enfatizó.

Coautoría y asociación ilícita
Remarcó, finalmente, que resulta totalmente contradictorio que el tribunal de Villa Stein sostenga que no hubo un grupo organizado destinado a ejecutar crímenes de forma sistemática. Recordó que si la Sala Penal Permanente habló de coautoría no puede dejar de lado el delito de asociación ilícita para delinquir.

“Si la sentencia es como coautores en los delitos, quiere decir que todos han participado, no en la participación de la autoría mediata que es una participación vertical que es la escala de mando, en cambio en la coautoría hay una participación horizontal y eso lo define la sala. ¿Cómo es que dejamos de lado la asociación ilícita para delinquir si esto ha sido un aparato de poder destinado a eliminar personas? Entonces, hay una contradicción evidente”, concluyó.
Publicar un comentario en la entrada