lunes, 25 de junio de 2012

Tapia: Nadine tiene poder propio y hay ministros que le responden a ella

Ideeleradio.- La primera dama de la Nación, Nadine Heredia, tiene peso propio y hay ministros que le responden a ella, afirmó el exasesor Carlos Tapia, al señalar que no es una novedad que la esposa del jefe de Estado convocó de manera directa a algunos de estos funcionarios para que participen en el Gabinete.

Fue al referirse a la frase que mencionó la primera dama: “¿Dónde está mi ministra?”, cuando buscaba a Patricia Salas, titular del sector Educación y al ser consultados por el poder que, según varios analistas, tiene en el Gobierno.

“Yo estoy claramente convencido que Nadine tiene poder propio y que hay ministros que le responden a ella. […] En realidad no sé quiénes [fueron exactamente invitados por Nadine], pero todo el mundo sabe que hay ministros que han sido invitados directamente por ella para que participen del Gabinete”, afirmó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

Coincidió, del mismo modo, con quienes sostienen que la primera dama tiene mucho poder y que eso dificultaría la designación del próximo presidente del Consejo de Ministros. Indicó que eso explicaría el nombramiento de “peleles” en el sector Interior y Defensa.

“[¿Le es difícil Ollanta un premier con peso propio?] Sí puede ser, porque sino uno no puede explicar que en los sectores donde tradicionalmente el presidente Ollanta Humala debería tener un acercamiento por su profesión, por su visión de los problemas como son los sectores de defensa e interior siempre ha puesto a peleles. ¿Se imagina que [José] Urquizo le va a discutir a Ollanta sobre el sector Defensa o el señor [Wilber] Calle decir, señor presidente no es así?”, mencionó.

“Uno ve a Óscar Valdés, no me imagino que le pueda decir, señor presidente yo no creo que esto es así, tendrá su libretita de apuntar […]”, ironizó.

No obstante, refirió que no cree que este mismo manejo lo pueda ejercer con los ministros de Economía, Luis Castilla; de Vivienda, Eduardo Cornejo y en menor medida con el titular del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal. Opinó que dicho núcleo le ha hecho creer al presidente Humala que debe respetarse el manejo de estos sectores para que tenga más recursos para la inclusión social.

“Yo creo que él cree que solamente manteniéndose bien en relación a los poderes de arriba va a conseguir algún tipo de recursos para poder invertir en los programas de inclusión social y salir satisfactoriamente en los resultados de su gestión presidencial”, señaló.

Tapia García coincidió, igualmente, con las declaraciones del sociólogo Julio Cotler en el sentido de que el jefe de Estado es un militar que no ha aprendido a hacer política.

“En general, los militares empiezan a aprender a hacer política cuando ya empiezan a conducir grandes unidades de combate. En el caso de Ollanta Humala llegó al grado de comandante pero no dirigió un batallón, y un general sí. […] Ollanta Humala no es el enemigo de las fuerzas populares del país, ha decepcionado, es verdad, el programa de la Gran Transformación lo ha dejado de lado, haciendo concesiones excesivas a los sectores de la derecha bruta y achorada. Es obvio que los de arriba están aplaudiendo a Humala, no los de abajo y durante su campaña electoral siempre el discurso fue a favor de los de abajo”, puntualizó.

Consideró que el presidente Humala está “entre confundido y fragilizado”, tras cuestionar que no viaje a Cajamarca ni converse con el presidente regional Gregorio Santos para explicar por qué cambió de posición con respecto al caso Conga.

“Habrá un recibimiento hostil de una parte, pero [él debería decir] estoy jugándome el liderazgo de un país de verdad y no solamente la aceptación condescendiente de los sectores poderosos de siempre”, refirió.

Manifestó, finalmente, que ha habido un psicosocial aceptado por el presidente Humala de que ganó la segunda vuelta gracias al apoyo de los sectores de derecha, pero aclaró que fue el pensamiento antifujimorista el que le dio el triunfo.

“Se concibió gratuitamente bajo este psicosocial de decir, bueno que para ganar la segunda vuelta tenían que apoyar el modelo liberal, cuando en realidad era el antifujimorismo militante el que inevitablemente fue el sostén de la victoria de Ollanta. ¿Álvaro Vargas Llosa por quién hubiera votado? ¿Por Keiko u Ollanta? Lo que demuestra que era el psicosocial, que fue el antifujimorismo militante la gran victoria de la estrategia electoral de Ollanta, que al pasar a la segunda vuelta de todas maneras iba a ganar”, subrayó.
Publicar un comentario en la entrada