miércoles, 27 de julio de 2011

Gorriti: Designación de Daniel Mora y Óscar Valdez no fue lo ideal

Ideeleradio.- El presidente Ollanta Humala deberá dar un discurso breve, puntual y austero en términos de lucha anticorrupción, fortalecimiento de la democracia y, fundamentalmente, la resolución de conflictos desde una perspectiva que arroje al basurero la posición del Perro del Hortelano, sostuvo Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros.

“Yo espero que el discurso sea breve, puntual y austero en lo expresivo, que esté liberado de angulosidades verbales que son una de las endemias que tenemos en nuestra política. Entonces, lo que espero es que esté orientado en el sentido de lo que expresó en su segunda vuelta, metodológicamente una actitud sencilla, pragmática y directa”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[Deberá] priorizar los problemas y resolverlos de uno en uno, con diligencia, constancia y atención a los resultados. En cuanto a términos, [deberá] hacerlo a través del mejoramiento de la democracia y sobre todo liberar de la corrupción. Entonces, lucha anticorrupción, fortalecimiento de la democracia y sus valores, y dentro de eso como una cuestión fundamental enfrentar los conflictos sociales desde una perspectiva que lance y deje en el basurero posiciones como el Perro del Hortelano”, enfatizó.

Indicó que Humala Tasso tendrá que explicar a los empresarios que los conflictos sociales no son un tema primitivo e irracional de las comunidades afectadas, sino que responden a demandas que vienen desde hace muchos años.

“Que [Humala] comprenda y busque hacer entender [a los empresarios en general] que la mayor parte de esos conflictos no son el enfrentamiento de lo primitivo, irracional, contra lo moderno, sino son razones muy sólidas que no solamente tienen que ver con la defensa del medioambiente”, argumentó.

García se convirtió en un presidente honorario de la Confiep
En otro momento, Gorriti Ellenbogen sostuvo que el jefe de Estado Alan García se ha convertido en un presidente honorario de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep).

“Los puntos negativos [de Alan García] no son pocos, es una lista larga; pero un resumen es: la corrupción, no solo los grados altos de corrupción de su gobierno que tiene varios ejemplos como Cofopri, Petroaudios, sino también el desmantelamiento y sabotaje de la lucha anticorrupción emprendida en contra del gobierno de Fujimori. Ahí ha habido una suerte de colusión con los corruptos del pasado a la vez que una práctica intensa de corrupción durante el presente”, refirió.

“Él se convirtió, como suele suceder con los conversos perdidos, en un abogado radical, se convirtió para todo propósito práctico en un presidente honorario de la Confiep y buena parte de sus pronunciamientos intelectuales tales como el artículo “El Perro del Hortelano” no fueron la posición que uno debiera esperar de un presidente conductor de la nación. Y no básicamente una posición que fue divisiva, intelectualmente agresiva y sobre todo errónea, errada, injusta y que provocó resultados políticos tales como Bagua y una propulsión de conflictos sociales a lo largo y ancho del Perú”, declaró.

Gorriti: Discurso de Humala deberá dejar en el basurero la posición del Perro del Hortelano

Ideeleradio.- El presidente Ollanta Humala deberá dar un discurso breve, puntual y austero en términos de lucha anticorrupción, fortalecimiento de la democracia y, fundamentalmente, la resolución de conflictos desde una perspectiva que arroje al basurero la posición del Perro del Hortelano, sostuvo Gustavo Gorriti, director de IDL-Reporteros.

“Yo espero que el discurso sea breve, puntual y austero en lo expresivo, que esté liberado de angulosidades verbales que son una de las endemias que tenemos en nuestra política. Entonces, lo que espero es que esté orientado en el sentido de lo que expresó en su segunda vuelta, metodológicamente una actitud sencilla, pragmática y directa”, expresó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“[Deberá] priorizar los problemas y resolverlos de uno en uno, con diligencia, constancia y atención a los resultados. En cuanto a términos, [deberá] hacerlo a través del mejoramiento de la democracia y sobre todo liberar de la corrupción. Entonces, lucha anticorrupción, fortalecimiento de la democracia y sus valores, y dentro de eso como una cuestión fundamental enfrentar los conflictos sociales desde una perspectiva que lance y deje en el basurero posiciones como el Perro del Hortelano”, enfatizó.

Indicó que Humala Tasso tendrá que explicar a los empresarios que los conflictos sociales no son un tema primitivo e irracional de las comunidades afectadas, sino que responden a demandas que vienen desde hace muchos años.

“Que [Humala] comprenda y busque hacer entender [a los empresarios en general] que la mayor parte de esos conflictos no son el enfrentamiento de lo primitivo, irracional, contra lo moderno, sino son razones muy sólidas que no solamente tienen que ver con la defensa del medioambiente”, argumentó.

García se convirtió en un presidente honorario de la Confiep
En otro momento, Gorriti Ellenbogen sostuvo que el jefe de Estado Alan García se ha convertido en un presidente honorario de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep).

“Los puntos negativos [de Alan García] no son pocos, es una lista larga; pero un resumen es: la corrupción, no solo los grados altos de corrupción de su gobierno que tiene varios ejemplos como Cofopri, Petroaudios, sino también el desmantelamiento y sabotaje de la lucha anticorrupción emprendida en contra del gobierno de Fujimori. Ahí ha habido una suerte de colusión con los corruptos del pasado a la vez que una práctica intensa de corrupción durante el presente”, refirió.

“Él se convirtió, como suele suceder con los conversos perdidos, en un abogado radical, se convirtió para todo propósito práctico en un presidente honorario de la Confiep y buena parte de sus pronunciamientos intelectuales tales como el artículo “El Perro del Hortelano” no fueron la posición que uno debiera esperar de un presidente conductor de la nación. Y no básicamente una posición que fue divisiva, intelectualmente agresiva y sobre todo errónea, errada, injusta y que provocó resultados políticos tales como Bagua y una propulsión de conflictos sociales a lo largo y ancho del Perú”, declaró.

Mulder: Toledo debe aprender a controlar su extraordinaria soberbia y procesar el dolor de la derrota

Ideeleradio.- El expresidente Alejandro Toledo debe aprender a controlar su extraordinaria soberbia y procesar el dolor de la derrota de los últimos comicios generales, afirmó el reelecto congresista Mauricio Mulder (Apra), tras considerar que el exmandatario es el único responsable de la crisis interna por la que atraviesa Perú Posible.

“La verdad que él mismo [Alejandro Toledo] viene a ser el responsable de lo que está sucediendo en su organización y encima en esos discursos que le graban y que salen en televisión denota dos elementos emocionales que él tiene que saber controlar: primero, el dolor de la derrota que todavía no lo sabe procesar y, segundo, su extraordinaria soberbia”, manifestó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“O sea a pesar de todo, [Alejandro Toledo] sigue diciendo que gracias a él ganó Ollanta Humala y que sin él no se puede hacer nada. Ese tipo de cosas son las que generan que haya una eclosión interna”, anotó.

Perú Posible nunca fue un partido institucionalizado
Mulder Bedoya dijo, además, que Perú Posible nunca fue un partido político institucionalizado y que por tal motivo está supeditado a los “humores” de Toledo Manrique. Sostuvo que el ex jefe de Estado no debió ser el negociador de los acuerdos con Gana Perú y que esta responsabilidad debió delegársele a una tercera persona.

“Perú Posible nunca fue un partido institucionalizado, sino una agrupación de independientes, un arrejuntamiento por el poder alrededor de Alejandro Toledo y, por lo tanto, está excesivamente supeditado a los humores que Alejandro Toledo tenga y a la cotidianeidad con que él ve los problemas políticos del país. Se han metido en ‘honduras’ por el hecho mismo de que el propio Alejandro Toledo fue el negociador, cuando en estas cosas se deben delegar en una tercera persona”, precisó.

“Toledo empezó con que era cogobierno y que iba a venir al Perú a revisar el Gabinete de Ollanta Humala o sea [vino a] hacer situaciones de desplante que mereció que le hicieran también situaciones de desplante. [Vino] a promover algunas figuras [para el Consejo de Ministros], pero que no tenían el consenso de su partido y entonces promovió otras que tampoco lo tuvieron”, declaró.

El dirigente aprista sugirió que deberían existir dos instancias de arreglo dentro de Perú Posible, una al interior del partido y otra a nivel de la alianza que mantiene con otras agrupaciones políticas en el Congreso de la República.

“Los 21 parlamentarios que han sido elegidos bajo la égida del señor Alejandro Toledo son cinco de Acción Popular, dos de Somos Perú; estamos hablando de siete y hay seis o siete independientes invitados y el resto son de Perú Posible. La verdad que tienen que haber dos instancias de arreglo, primero al interior de Perú Posible y después en lo que es la alianza, que no tienen nada que ver con lo que está sucediendo [en su interior]”, recomendó.

Gobierno de Humala puede ser motejado de neoliberal
En otro momento, comentó que a la nueva administración de Ollanta Humala se le podría calificar también de “neoliberal” a raíz de que promovió al Ministerio de Economía al exviceministro Luis Miguel Castilla.

“A nosotros nos han motejado de neoliberales y no veo por qué al señor Ollanta Humala no se le pueda motejar de lo mismo, en la medida en que incluso está asegurando, mediante la convocatoria de su nuevo ministro de Economía que fue viceministro del actual gobierno –o sea encima lo asciende– ,una suerte de continuidad en lo económico”, aseveró.

“En realidad, este debate sobre si el Apra es un gobierno neoliberal o de derecha, [que ha] abandonado sus principios –que yo lo rechazo– es el mismo debate que está empezando a tener el señor Humala ahora y por el hecho de que nosotros hemos adoptado el criterio de practicar una política económica que implique crecimiento para que pueda haber una redistribución adecuada y que es el mismo debate que tiene el gabinete de Salomón Lerner”, acotó.

Recordó que los nuevos conceptos en los que se movió el Apra durante la gestión de Alan García fueron parte de una discusión interna entre el 2001 y 2006 en el que se asumió nuevas formas de ser “revolucionario”.

“¿Qué es lo revolucionario en estos momentos? Creo que hace 20 años, nosotros los revolucionarios peleábamos por estatizar un banco, era importante arrebatarle a la burguesía un poder con el cual ellos asentaban su explotación sobre el resto de los ciudadanos, es verdad que eso existe en nuestros conceptos, pero también es más revolucionario que eso, quizá darle empleo a una persona que no lo tiene”, manifestó.

“[Quizá es más revolucionario] permitir que una persona tenga agua o luz; esos han sido los conceptos que desde el 2001 hasta el 2006 con el libro de Haya de la Torre en la mano, el partido elaboró y aprobó lo que se ha hecho en los últimos cinco años”, puntualizó.

El Apra pasa por una crisis
El legislador reconoció que el Partido Aprista Peruano pasa por una crisis, al ser consultado por el caso de aquellos dirigentes que no fueron reelegidos, como el caso de los que estuvieron implicados en las irregularidades en Cofopri, el indulto a José Enrique Crousillat, las muertes en Bagua y el Caso Petroaudios.

Indicó que los partidos políticos tienen que promover las canalizaciones ideológicas y ser más permeables para incorporar a los liderazgos de las organizaciones sociales, que no tendrán necesariamente la misma visión dogmática, pero sí un mismo camino.

“Yo lo tengo claro, yo no voy a negar que estemos en una situación de crisis, yo iba al hecho de que en realidad no solo es la crisis de los temas de coyuntura de los últimos cinco años, que grafican la crisis de los partidos, sino que es un tema más histórico. Para entrar en terreno de nuestra crisis institucional, necesitamos recuperar el rol de un partido político de ser un intermediario distinto, que creo que ya no es un intermediario entre el ciudadano y el poder, sino que debe ser una especio de vehículo entre el liderazgo social y el poder”, dijo.

“Lo que sucede en el país es una enorme voluntad y capacidad de organización autónoma del pueblo peruano, […] pero los partidos políticos no están presentes en eso. Lo que debe hacer un partido político es incorporar esos liderazgos, tratar de viabilizarlos y darles una visión general a esas organizaciones porque uno de los problemas de las organizaciones populares es que están atomizadas y no concatenadas entre sí”, argumentó.

Discrepancias por Internet
Mulder Bedoya atribuyó, finalmente, parte de las crisis de las agrupaciones políticas, al hecho de que se estén modificando los actuales sistemas de representatividad, el acceso del concepto de ciudadanía y al escaso nivel de fidelidad que tiene el concepto de representación.

“La gente siente cada vez menos necesidad de ser representada en la medida en que pueda actuar en sí misma. […] Para un partido como el nuestro es cada vez más difícil poder hacer que la disensión de opiniones no se exteriorice públicamente, ahora los militantes que han sido formados en los conceptos de la disciplina, cada vez que tienen una discrepancia se van al Internet y sueltan de todo en la computadora y este no es un fenómeno peruano, es mundial”, concluyó.