jueves, 1 de julio de 2010

Panfichi: Buscan colocar en agenda Caso Vicky Peláez y SL con fines electorales

Ideeleradio.- Un conjunto de actores políticos utilizan el caso de la periodista peruana Vicky Peláez y la reaparición de Sendero Luminoso para que ocupen parte de la agenda política del país con claros intereses electorales, para desviar la atención de la ciudadanía, sostuvo Aldo Panfichi, sociólogo y jefe del Departamento de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

“[Sobre la reaparición de Sendero Luminoso y el caso de supuesto espionaje de la periodista peruana Vicky Peláez en EEUU, lo cual ha sido resaltado en los medios del país] estamos observando una ofensiva conservadora alrededor de una serie de temas por parte de un conjunto de actores políticos que les interesa colocar estos temas probablemente con fines electorales y con la necesidad de plantear estos temas como agenda en los ciudadanos”, dijo en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

No obstante, refirió que en el caso de espionaje atribuido a la periodista peruana también se inscribe en la lógica y la necesidad de los peruanos de saber más de una noticia a nivel mundial.

“El tema de la inseguridad, la subversión y los actores extranjeros que intervienen en países externos a ellos, es un tema que ayuda en esta atmósfera de tratar de colocar ciertos temas de seguridad en la agenda pública”, anotó.

Espacios autoritarios, golpes a voces críticas e impunidad
Panfichi Huamán reveló, en otro momento, que existe un intento de recuperar ciertos espacios autoritarios y golpear las voces críticas, con el objetivo de garantizar un nuevo ciclo de impunidad. Mencionó que sorprende que ciertos personajes tengan cierta hegemonía en los medios de comunicación, los cuales –estimó– deberían de adoptar en un contexto de elecciones, una posición más neutral.

“Vemos que se está cerrando el ciclo de García y empezando un nuevo ciclo y lo que se quiere hacer con el ciclo de García es lograr una hegemonía en la cultura política dominante de este proceso electoral, tratando de consolidar aquellos aspectos más autoritarios y anti derechos que existe, con el objetivo de garantizar un nuevo ciclo de impunidad, de debilidad, de los actores que luchan contra la corrupción, que de una u otra manera hacen programas o iniciativas de vigilancia del uso adecuado de los recursos públicos”, indicó.

Puntualizó que la recuperación de estos espacios, proviene de la coincidencia de tres bloques de actores que buscan contrarrestar las voces críticas para entrar en un proceso electoral tranquilo y mantener el statu quo.

“Por un lado, veo que hay una coincidencia de un bloque de actores. Algunos tienen intereses concretos con respecto a personas o grupos que han cometido violaciones a los derechos humanos, luego tenemos las expectativas electorales de volver a un autoritarismo como el de Alberto Fujimori, a esto se suma grupos religiosos conservadores que miran el siglo XIX cuando estamos empezando el siglo XXI y que responden a intereses económicos y políticos subalternos”, acotó.

Sentencia del TC sobre filiales carece de sentido común
En otro momento, el catedrático estimó que la reciente sentencia del Tribunal Constitucional que autoriza a las universidades a crear facultades y filiales fuera de su ámbito departamental, carece de sentido común y no está encaminada a fortalecer estos centros de instrucción del país.

“El TC está tomando decisiones controvertidas. Se hace un grave a la educación superior”, declaró. Refirió que la universidad pública ha sido descuidada y estimó que se ha preferido evitar resolver sus problemas, porque no tienen el rédito electoral correspondiente y son considerados como “una papa caliente”.

Denunció que se ha optado por una privatización fácil y mercantilista de la educación superior promoviendo universidades privadas con fines de negocio.

“En realidad lo que se ha promovido es un descuido de la universidad pública para enfatizar una privatización de la universidad, con muy baja calidad. Esto no ha cambiado se mantiene y se acrecienta”, precisó.

Universidad Católica es vista como un botín
De otro lado, se refirió al conflicto surgido entre el Cardenal Juan Luis Cipriani por el control de la Universidad Católica. Señaló que se intenta intervenir porque dicha casa de estudios es vista como un botín económico, intelectual y político.

“La Universidad Católica es fuerte institucionalmente, tiene autonomía económica o política y no depende de ningún tipo de negocios o transferencias del Estado, ni de la Iglesia desde hace tiempo. Se ha podido generar un conjunto de empresas económicas que hace que las pensiones sean cubiertas al 40% del presupuesto de la universidad y eso permite unas escalas diferenciadas”, aseveró.

“Ser autónomo de los poderes y cumplir un rol de excelencia y formación académica es demasiado para el oscurantismo o el autoritarismo que requieren controlar la mente y los espacios donde se forma el pensamiento crítico. Eso es lo que está detrás de todo eso”, agregó.

Consideró que el Arzobispo de Lima es prisionero de sus propias palabras y que su actitud demuestra intolerancia animadversión a los derechos humanos de las minorías.

“Tenemos por esto temor que la independencia científica sea interferida por concepciones religiosas conservadoras que no son de la Iglesia Católica misma, que es muy diversa y plural. Tenemos un enorme temor que siendo la Universidad Católica, una de las pocas universidades del país que tiene un rol público, académico y una excelencia profesional reconocida, caiga en manos de quienes niegan esos valores y ponga la universidad al servicio de intereses particulares”, concluyó.

Bernales: Castañeda necesitará un amplio frente democrático para ganar las elecciones

Ideeleradio.- El eventual triunfo de Luis Castañeda Lossio en las elecciones presidenciales será posible si constituye un amplio frente democrático, afirmó Enrique Bernales, ex senador de la República que participa en la elaboración de una propuesta de reforma del Estado dentro del plan de gobierno de Solidaridad Nacional.

Fue al ser consultado sobre la eventualidad de que Castañeda Lossio tenga que combatir el retorno del autoritarismo, que representa Fuerza 2011 y Keiko Fujimori, en los próximos comicios generales.

“Yo estoy convencido de que un eventual triunfo de Luis Castañeda solo será posible si es que se constituye un amplio frente democrático, Solidaridad Nacional es una fuerza política interesante pero como organización es muy pequeña; el candidato está obviamente muy por encima de la organización, pero para ganar las elecciones en el Perú se va a necesitar muchos apoyos”, señaló en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“[Se necesitará] un criterio de amplitud que luego tendrá que reflejarse obviamente en los planes de gobierno, en la acción gubernamental y en la distribución de responsabilidades. Yo creo que Castañeda es un hombre democrático, nunca ha militado en partidos de tipo autoritario, no tiene porque serlo a estas alturas de su vida, pero también cree en la necesidad de abrir, de ampliar su posibilidad”, agregó.

El analista recomendó, en ese sentido, que las posibilidades de acercamiento se den desde ahora, pues vislumbró un escenario electoral de segunda vuelta, en el que se enfrentarían Luis Castañeda y Keiko Fujimori.

“Estoy convencido como ciudadano de una opción democrática y de una posibilidad realista de triunfo frente a un riesgo mayor, que es la candidatura del fujimorismo, porque no confiemos en la posibilidad de una derrota fácil, la proyección, si se suma el voto rural, es que Keiko Fujimori va a pasar a segunda vuelta”, estimó.

“El diálogo debe darse desde ahora y es lo único que daría contenido y significación al Pacto Ético que se ha firmado para que no sea simplemente una figurita más, pero ese diálogo puede abrir el camino de entendimientos más sustantivos de cara a la segunda vuelta”, anotó.

No soy jefe del plan de gobierno
Bernales Ballesteros aclaró, asimismo, que no milita en Solidaridad Nacional, ni es el jefe del plan de gobierno de Luis Castañeda Lossio, porque este cargo lo ocupa el actual alcalde de Lima. Puntualizó que su rol es el de colaborador en la elaboración de una propuesta en materia de reforma del Estado y que no participará orgánicamente en la campaña.

“Conozco a Castañeda hace muchos años, lo he visto desde que era un joven universitario trabajando con pico y lampa, en Cooperación Popular Universitaria, yo creo que debajo del cemento hay mucha emoción social y hay mucha capacidad de vocación de trabajo por los más necesitados y eso valora su posibilidad de ser candidato en una circunstancia en donde la opción alternativa no es Toledo, sino Keiko Fujimori”, refirió.

“(¿Castañeda tiene claridad respecto al regreso del fujimorismo y del montesinismo?) Absolutamente, si de algo estoy seguro es de la vocación y de la trayectoria democrática de Castañeda, él surge de las canteras de las canteras Acción Popular, y permanece durante más de 30 años de su vida, la organización política que él ha creado mantiene una trayectoria y de respeto a la legalidad. Creo que por ese lado, no hay que tener temor, uno puede tener discrepancias de su ejercicio como alcalde, es legítimo, pero dudar de su vocación democrática o ponerlo en el mismo nivel de sospecha que se podía tener de una candidatura fujimorista me parece una exageración”, aclaró.

Candidatos deberán tener buena relación con la prensa
El ex senador consideró que Castañeda Lossio, así como los otros candidatos presidenciales deberán tener un buen manejo de las relaciones con la prensa. Fue a propósito de la denuncia que hizo el burgomaestre capitalino sobre la existencia de una supuesta campaña del diario “El Comercio” para favorecer la postulación de Alejandro Toledo.

No obstante, mencionó que las denuncias que provienen del Congreso se caracterizan por la pobreza intelectual y moral de quien acusa, al referirse a las críticas que ha recibido Castañeda Lossio, por la falta de transparencia en la ejecución del Metropolitano.

“Muchas veces no hay que confundir la transparencia del acto, con lo que se dice respecto de si hubo o no transparencia, que muchas veces está motivada o condicionada por intereses políticos. Por ejemplo, las acusaciones llenas de odiosidad hechas en el Parlamento, a mi me llenan de pena, no por el acusado, sino por la pobreza intelectual y moral de quien acusa, este es un tema sobre el cual se ha traficado demasiado, con titulares y debajo de los titulares con honras de las personas, por actos que de acuerdo a la legalidad están sometidos a control”, subrayó.

“Yo escribo en ‘El Comercio’ y en ese sentido creo que la línea de este diario es amplia, y me parece allí que lo que es necesario, no solo por Castañeda, sino de todos los candidatos, un buen manejo de las relaciones con la prensa, que exprese respetos mutuos”, complementó.

Partidos y gremios deben contrarrestar políticamente a SL
Por otra parte, el ex integrante de la Comisión de la Verdad sugirió a los partidos políticos, gremios, sindicatos y autoridades universitarias, que cumplan una función mucho más constructiva, didáctica y presencial para contrarrestar el mensaje de Sendero Luminoso y de sus seguidores, que reclamaron amnistía para el cabecilla terrorista Abimael Guzmán, responsable de la muerte de civiles, policías y militares.

Propuso que quienes tienen la responsabilidad de conducir estas instituciones deben asumir su compromiso con la democracia y sugirió mirar a Sendero Luminoso en su real dimensión, para no tomar medidas que puedan terminar haciéndole propaganda a esta organización delictiva violadora de derechos humanos.

“Esto de algún modo mira más bien a los partidos políticos que están en la democracia y que probablemente están descuidados en lo que se refiere a su capacidad de llegada propositiva, con programas, con consignas, análisis críticos, sugerentes y que puedan ser susceptibles de atraer a la población. Esto me parece mucho más sano, que la exageración o el llamado a una serie de medidas que pueden terminar favoreciendo en un sentido propagandístico al senderismo subsistente”, sostuvo.

“No soy partidario de que una organización que ha tenido una evidente actividad terrorista sea centrada en la noticia, exagerando la magnitud de su fuerza y de su actividad, porque eso le da una presencia que no tiene y en ese sentido, yo aconsejo, guardar los términos, mantener las proporciones y llamar a los partidos políticos, a las dirigencias sindicales, a las autoridades universitarias a que cumplan una función mucho más constructiva, mucho más didáctica y presencial”, declaró.

El analista cuestionó, finalmente, la incapacidad de respuesta de los demócratas, frente a un sector del autoritarismo que parece ganar terreno, al momento de crear una especie de “terrorismo psicológico”. Dijo que el autoritario tiende a exagerar o crear un clima de chantaje emocional y sobredimensionar aquellas cosas que puedan generar temor.

“Uno de los síntomas del subdesarrollo político, es el matonaje de unos y la cobardía de otros. […] Por eso mismo hay que confiar y trabajar con mucha intensidad, partiendo de que la sociedad sana es siempre más grande y fuerte que aquel sector de la sociedad que está enfermo, no permitamos por inhibición, por temor infundado, que crezca el sector enfermo”, sentenció al referirse a las críticas que formuló el congresista Mauricio Mulder al debate frustrado entre un grupo de intelectuales y abogados del terrorista Abimael Guzmán.