jueves, 14 de enero de 2010

Ugaz: Si yo fuera procurador en Caso Petroaudios hace rato hubiera pedido separación de juez Barreto

Ideeleradio.- Si fuera defensor del Estado en el Caso Petroaudios hace tiempo que hubiera planteado una recusación contra el juez anticorrupción Jorge Barreto, para que se aparte del proceso, afirmó el ex procurador Ad Hoc José Ugaz.

Fue al comentar las resoluciones que emitió el titular del Tercer Juzgado Penal Especial así como la reacción del ministro de Justicia, Aurelio Pastor, quien anunció que el Consejo de Ministros acordó solicitarle al presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein, que vea la posibilidad de cambiar al magistrado, información aclarada posteriormente por el premier.

“Es evidente que el juez está actuando en contra de los intereses del Estado que está impulsando esta investigación. Por lo tanto, si yo estuviera en la procuraduría, hace tiempo hubiéramos planteado medidas para corregir eso y una de ellas sin duda sería la recusación para que el juez sea separado y venga otro magistrado que le dé más garantía de objetividad a la investigación”, manifestó en Ideeleradio.

“Por lo que se lee en los medios el juez está tomando una serie de decisiones que no parecen ajustadas a ley, está resolviendo sin notificar a las partes, está desoyendo los argumentos del Estado, ha declarado que los audios no son pruebas cuando esa situación ha sido dilucidada en el caso Luchetti, esas son razones suficientes para poder reclamar su separación del caso”, agregó.

Como se recuerda Barreto Herrera emitió en diciembre último una resolución que declara la nulidad de los ’petroaudios’ por considerar que estos son pruebas ilícitas que transgreden los derechos constitucionales de las víctimas de interceptación telefónica, Rómulo León y Alberto Químper.

El exceso de Pastor
No obstante, Ugaz Sánchez Moreno coincidió en que el ministro de Justicia Aurelio Pastor se excedió al anunciar que el Consejo de Ministros iba a solicitar al presidente de la Corte Suprema Javier Villa Stein, la separación de Barreto Herrera, tras las cuestionadas resoluciones que emitió.

“Esto excede el ámbito de función de un ministro de justicia, porque se supone que hay separación de poderes y que si hay cuestionamientos sobre algún magistrado corresponde al propio Poder Judicial tomar las medidas, pero ya que el Ejecutivo exprese su malestar por el accionar de un juez, excede a su función”, indicó.

“Creo que el doctor Villa Stein ha sido enérgico en defender sus fueros y yo creo que no debería llegar a mayores, porque el ministerio no ha tomado ninguna acción adicional a las declaraciones del ministro, lo más probable es que haya una respuesta fijando posición que no creo que vaya a llegar a mayores”, respondió al ser consultado sobre la posibilidad de que se plantee una denuncia constitucional contra Pastor Valdivieso.

Otras vías: Apelación y la OCMA
Dijo que lo recomendable hubiera sido que el Ejecutivo deje el caso en el ámbito correctivo de la propia administración de justicia, a través de las apelaciones correspondientes y el pedido de investigación ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA).

“Hay dos caminos para esta situación que se ha generado, uno tiene la posibilidad de apelar (una resolución) para que se corrija lo que está mal hecho, segundo, si se sospecha que el juez está actuando de una manera indebida está la OCMA y las partes pueden recurrir a este órgano del Poder Judicial para que investigue y sancione a quien ha incurrido en un exceso”, explicó.

Cambio de juez implicará tiempo adicional
Comentó finalmente que es preferible el cambio de juez y que el nuevo magistrado se tome un promedio de treinta días para evaluar el expediente, a mantener a una persona que genera suspicacias.

“Evidentemente el cambio de un juez a estas alturas con un proceso ya avanzado va a implicar un tiempo adicional para conocer el expediente, pero en un proceso complejo como éste que ya tiene una duración de un año y medio aproximadamente, tomarse un mes para conocer el caso por una nueva autoridad, no parece ser un gran problema. Creo que eso (el cambio) es preferible a que existan la sospechas de que el juez está actuando parcializadamente y que el Estado no tiene garantías de objetividad”, concluyó.