viernes, 23 de octubre de 2009

Vásquez Vejarano rechaza injerencia en Caso Tula Benites


Ideeleradio.-
El ex presidente de la Corte Suprema, Walter Vásquez Vejarano, negó haber tenido injerencia en el dictamen del fiscal José Peláez, quien pidió el archivamiento del proceso por falsedad genérica que se le sigue a su sobrina, la congresista Tula Benites, acusada de contratar a un empleado “fantasma”.

Fue al rechazar las versiones periodísticas, que dan cuenta de una supuesta intromisión política en la opinión del Ministerio Público, en base a un supuesto intercambio de favores entre el Apra y Vásquez Vejarano.

“(Decir que yo tengo influencia en el Poder Judicial) es una importante disquisición de tipo subjetivo. Se puede pensar así, pero la influencia es objetiva. (…) Incapaz sería yo y faltaría a mi propia formación de ir a influir en su ánimo (del fiscal Peláez), porque ni siquiera tengo oportunidad de departir con él”, manifestó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“En forma concluyente y bajo juramento, puedo decir que no tengo ningún acercamiento, ni siquiera amistad con el doctor (José) Peláez Bardales. Con quien puedo decir que si tengo amistad es con su hermano, el doctor Edmundo (Peláez Bardales) que lo conocí por el Poder Judicial, en circunstancias que yo ejercía la judicatura, más no a su hermano, con quien me une (sólo) un vínculo de abogado a fiscal. Yo respeto su autoridad”, apuntó.

Declaraciones de Villa Stein fueron desafortunadas
En ese sentido, calificó de desafortunadas las declaraciones del presidente de la Corte Suprema, Javier Villa Stein, cuando este se refirió a los "corazoncitos" de los magistrados, versión que luego fue calificada por el propio titular del Poder Judicial como “inoportunas”.

“Creo que fue una frase desafortunada, pero pertenece al mundo subjetivo interno del doctor Villa Stein. Él sabrá lo que quiso decir, pero no me vincula a mí. Esto dio lugar a una especulación”, declaró.

Interés político
El ex magistrado consideró que existió un interés político de vincularlo al caso de Tula Benites, a pesar de que –según dijo- no conocía a Juan Carlos Cuadros, el empleado “fantasma” de la legisladora aprista. Cuestionó que hasta ahora no se haya definido su situación, a pesar de que es mencionado en tres ámbitos distintos.

“A consecuencia de esta situación (de la denuncia contra la desaforada parlamentaria), se abrió tres frentes: Un frente periodístico, un frente en la Comisión de Ética y en la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales. Resulta que en los tres frentes figuro y el epilogo final fue Tula Benites y Cuadros procesados penalmente, y yo mencionado, pero a mí el Congreso no define mi situación (desde) hace dos años”, comentó.

“¿Por qué no lo hace? Porque los que han urdido esto, saben que es falso. Yo me hice investigar, ante la negativa del Congreso de llamarme y de los periódicos que jamás me han hecho una entrevista. (…) El Congreso de la República también se cuidó. Sólo tuve la versión del señor José Saldaña Tovar, presidente de la subcomisión, quien me dijo -y ojalá me esté escuchando - Doctorcito, allí no hay nada”, agregó.

Enemigos entre todos los grupos
Señaló que los periódicos que se centraron en este caso fueron mal informados, porque Juan Carlos Cuadros jamás trabajó con él en la judicatura. Recordó que el tema de la contratación de asesores fue investigado por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) en la que -dijo- se corroboró que esa persona no laboró como su asesor.

“Es una situación meramente política, pero por política no se puede destruir la honra de una persona. La política lo puede todo, lo puede encumbrar a una persona o lo puede destruir. Yo no puedo entender por qué me incluyen a mí, por qué (hay) una persistente intención de dañarme. (La denuncia estaba direccionada a dañarme) por supuesto”, criticó.

“El Apra no (tenía el interés de perjudicarme), el señor (Edgar) Núñez Farfán, porque la moción dice miembro de la bancada. (Yo tenía enemigos) entre todos los grupos, porque cada grupo tenía su propio interés y el presidente de la Corte Suprema era un receptáculo de todo”, añadió.

Denuncias buscaron hacerme daño
Vásquez Vejarano denunció, asimismo, un supuesto intento de dañar su imagen, pues después del caso de la congresista Tula Benítez, se difundió información y un video en torno a su apoyo en 1998 favor de la campaña municipal de José Murgia y de su participación como integrante de un tribunal en una resolución que absolvía a Alan García Pérez.

“El 31 de mayo y el 1 de junio del 2007 se publica la siguiente versión que yo en la presidencia de la Corte Suprema tuve como asesor a Juan Carlos Cuadros y que éste asesor fue impuesto a Tula Benítez para que lo incluya en su planilla. Luego se dijo que en 1998 como aprista promoví la candidatura del aprista José Murgia a la alcaldía de Trujillo y que el 3 de junio del 2001 absolví a Alan García en un proceso. Me pregunté ¿Qué tiene que ver mi intervención en este proceso penal con el caso del trabajador fantasma? Y me di cuenta que se englobaba todos estos hechos con el objeto de hacerme daño”, sostuvo.

“Tuve en mi época juvenil, en la universidad, formé parte del Movimiento Universitario Reformista, que fue la máscara del Partido Aprista. En Trujillo, todo mundo sabe. En 1998, llegué a Trujillo y un fotógrafo me preguntó por la candidatura de Murgia y yo le dije que lo conocía y que era un hombre honesto, de trabajo. Eso fue todo, cogieron eso pero no me dijeron que eso iba a ser parte de un spot. Luego supe que eso lo pasaban como propaganda política municipal. Pero, ¿Qué vinculación tiene con el caso del empleado fantasma?”, puntualizó.

Rememoró que Tula Benites integraba la lista del Partido Aprista, porque era una caracterizada dirigente de esa agrupación política. Remarcó que no apoyó la campaña de José Murgia, porque no vivía en Trujillo y en razón de que estaba registrado para votar en Lima. Aseguró que su declaración -incluida después en ese spot- era intrascendente.

Finalmente, expresó su desacuerdo con la decisión del Congreso de desaforar a Tula Benites, si es que esta determinación se basó en su supuesta participación en este caso.

“En tanto se afinque en mi participación, en tanto me tome como elemento decisivo para ese castigo no estoy de acuerdo (con la decisión de desaforar a Tula Benites). La entrevista (con el periodista) no se produjo. Aquí está el texto del audio y el autor de la nota, aclaró que no volcó el contenido del audio en una entrevista. Mi entrevista es producto de una maqueta que utiliza el periódico, pero eso no trasunta preguntas y respuestas mías. Esa entrevista que sale entrecomillada en el periódico no corresponde a la verdad”, manifestó.

Aidesep no se retirará de mesas de diálogo y evaluará convocar a “Marcha de los Cinco Suyos”


Ideeleradio.- La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) no se retirará de las mesas de diálogo a pesar del pedido de disolución de la Procuraduría del Ministerio de Justicia, aseguró Saúl Puerta Peña, secretario nacional de esa organización, tras anunciar que se evalúa acatar una movilización pacífica denominada “Marcha de los Cinco Suyos”.

“Los acuerdos no se están cumpliendo y continúan las mecidas, Aidesep tiene un acuerdo con el Congreso para derogar los decretos (que) no se está cumpliendo. Entonces creemos que nos quieren hacer pisar el palito para que digan después que los pueblos indígenas se retiraron y ellos (el Ejecutivo) limpien su imagen perdida que ya tiene el gobierno”, expresó en el programa -.

“Todos estos acosos y esta persecución por parte del gobierno peligra la credibilidad de las mesas, pero nosotros no nos vamos a retirar. Vamos a continuar, pero vamos a evaluar (la situación) en nuestras reuniones regionales. Nuestra intención es ir con el diálogo, vamos a exigir que se cumpla con los acuerdos y los compromisos del gobierno”, acotó.

Marcha de los Cinco Suyos de los Pueblos Indígenas Amazónicos
Aclaró que los pueblos indígenas ya no desean acatar más movilizaciones contra el Ejecutivo después de lo ocurrido el pasado 05 de junio en la “Curva del diablo”. Aseguró que sólo esperan que se cumplan con las demandas solicitadas al premier Javier Velásquez Quesquén, entre ellas que se investigue a los ministerios del Interior y de Defensa.

“Se solicitó (a Velásquez Quesquén) que la resolución que da para la investigación para el caso Bagua se haga a través de un Decreto Supremo lo cual no fue así. Entonces preguntamos: ¿Cuál es el temor de que no se investigue a los ministerios del Interior y de Defensa cuando ellos son los directos responsables en su momento?”, cuestionó.

“Entonces es una desconfianza que existe. Si esto continúa los pueblos van a pronunciarse y harán un llamado a una marcha pacífica a nivel del país, que ya no será los Cuatro Suyos sino los Cinco Suyos de los Pueblos Indígenas Amazónicos netamente. Eso tal vez podemos hacer la consulta con los pueblos porque Aidesep es una organización democrática que siempre consultó en el marco del respeto al Convenio 169 (OIT)”, puntualizó.

En tal sentido, comentó que la movilización denominada los Cinco Suyos de los Pueblos Indígenas será consultada primero a las bases y luego a todas las organizaciones del país. Aseveró que la decisión ya no está en manos de sus dirigentes, sino del apoyo de toda la población.

“Las bases tienen que decidir. Ahora no son los pueblos amazónicos sino la costa, sierra y selva. Nuestros aliados sólo tienen que dar la respuesta y nosotros sólo vamos a obedecer, los acuerdos y los mandatos de los pueblos como siempre lo hemos hecho”, declaró.

No hay confianza absoluta en Comisión Bagua
Finalmente, Puerta Peña indicó que no existe confianza absoluta en la actual comisión que investiga los luctuosos sucesos de Bagua.

“Una confianza (absoluta) no tenemos porque no hay la participación independiente así como lo recomendó el Relator Especial de Naciones Unidas James Anaya. Se ha formado una comisión con un decreto ministerial que no garantiza la seguridad, o sea una confianza general”, concluyó.

Vásquez Vejarano admite una reunión con Alberto Químper pero niega existencia de “petroaudio”


Ideeleradio.- El ex presidente del Poder Judicial, Walter Vásquez Vejarano, admitió que recibió una sola vez a Alberto Químper en el marco de su juicio que ventilaba la Sala Civil de la Corte Suprema, pero negó la existencia de un “petroaudio” que forme parte de las grabaciones incautadas a la empresa Business Track (BTR).

“El año 2007 terminada mi gestión en la presidencia de la Corte Suprema pasé a presidir la Sala Civil, yo recuerdo que el señor Químper si ha conversado conmigo personalmente y no por teléfono, por eso es que yo descarto la información que dice “audio (de magistrados)” y más abajo me sacan con una cinta peruana (roja y blanca). Es una media verdad que se siembra para que la imaginación del público cubra el resto”, manifestó en el programa “No Hay Derecho” de Ideeleradio.

“Esto se dio cuando yo era presidente de la Sala Civil. Incluso el señor Químper, de cuya figura recuerdo mucho, porque era un hombre vigoroso, llevaba en el oído un aparato y yo decía –de repente estará filmando y él mismo se encargó de decir que era sordo, por eso me acuerdo mucho y también he recibido informe oral (de él) junto con los magistrados de la sala”, agregó.

Químper se creía dueño de la verdad
Vásquez Vejarano dijo no recordar con exactitud el tema de la conversación con Alberto Químper, tras precisar que la otra oportunidad en que vio al abogado conocido como “Don Bieto” fue en un informe oral ante la Sala Civil.

“(Esta conversación versaba) sobre su juicio. (A) él, en primer lugar, lo recuerdo como un hombre impetuoso, que hablaba como dueño de la verdad. (Él) decía: Este caso es así y vengo a pedir yo su intervención en este asunto, porque está bien claro, por tal y tal razón. Entonces uno se limita a decirle: Ya lo escuché muchas gracias”, explicó.

“No recuerdo (el caso concreto que se abordó en la reunión), faltaría a la verdad. (Él se reunió conmigo) una sola vez y otra vez informó oralmente de una vista de la causa, sobre un asunto que después supe tenía que ver con su hermana, que estaba en problemas. Era un asunto familiar”, anotó.

García me dijo en una oportunidad que no usa intermediarios
En otro momento, descartó que Alberto Químper haya utilizado el nombre del presidente de la República, Alan García, en la reunión a la que hizo referencia. Fue al comentar las declaraciones del titular de la Corte Superior, César Vega Vega, quien reveló haber sido presionado por “Don Bieto” utilizando el nombre del primer mandatario.

No obstante, recordó que una vez acudió a Palacio de Gobierno, cuando una persona pretendió usar el nombre de García Pérez. Precisó que en aquella oportunidad el gobernante peruano le aclaró que no usaba intermediarios y que si requería algo, lo haría personalmente.

“Si hubiera ocurrido esto (un intento de presionar a nombre de Alan García) yo hubiera ido al presidente de la República, como ocurrió una vez. (Una vez) alguien tomó su nombre y entonces yo puse en duda (eso). Fui a Palacio de Gobierno y le dije señor presidente – vengo inquieto por esto. No recuerdo bien (quien fue esa persona que usó el nombre del jefe de Estado)”, refirió.

“Entonces, el doctor Alan García, presidente de la República, me respondió: Yo le he dicho a usted (en) una oportunidad, que cuando yo necesite algo se lo digo personalmente no me valgo de interpósita persona. (Le dije) Ah, está bien, muchas gracias”, puntualizó.

Audios deben mostrarse a opinión pública
Por otra parte, el ex titular de la Corte Suprema se mostró a favor de la difusión del contenido de los “petroaudios” que registrarían conversaciones de políticos y magistrados.

“Yo creo que existiendo audios deben ser puestos en conocimiento de la opinión pública. Aún cuando es una prueba ilícita, que está prohibida por la Constitución. Yo creo que si hay un audio lo que interesa es el contenido. El contenido debe ser incorporado al proceso mediante los mecanismos legales que existen y objeto de una contrastación y corroboración”, sentenció.