lunes, 16 de junio de 2008

García Sayán: Acuerdo Nacional debería consensuar temas de reforma constitucional para que luego sean aprobadas por el Congreso

Ideeleradio.- El Acuerdo Nacional debería lograr consensos en torno a la reforma constitucional y priorizar algunos temas para que luego sean aprobados por el Congreso, afirmó el ex ministro de Justicia, Diego García Sayán, tras calificar de poco relevante la discusión de la formación de una Asamblea Constituyente o un referéndum, para definir los cambios a la Carta Magna.

"Si estuviéramos en un país donde hubiera partidos políticos nacionales o regionales consolidados y liderazgos importantes, una Asamblea Constituyente podría ser interesante, pero la realidad es diferente. De modo que la representación por la vía electoral no llega a ser suficiente para trasmitir los distintos matices y temperaturas que pueda haber en la sociedad peruana y que si se encuentran reflejados en el escenario del Acuerdo Nacional, que podría en este momento, priorizar como su objetivo fundamental para los próximos meses, el tratar de consensuar los aspectos principales de lo que pueden ser algunas reformas a la Constitución”, dijo en el programa “No hay Derecho” de Ideeleradio.

“(La propuesta) puede llevarse al Congreso para que se discuta y tal vez, si en algún momento hay un tema clave o dos temas claros que puedan ser parte de un gran debate nacional y ser sometidos a referéndum, ahí creo que se podría hacer, pero en este momento hablar de regresar a la Constitución del 79 o mantener la del 93, tengo la impresión de que a la gran mayoría de la ciudadanía no le interesa y lo único importante es cuáles serán las políticas de Estado”, apuntó.

Acuerdo Nacional, el mejor escenario
Consideró que el tema principal de debate no es si la reforma de la Constitución, se debe realizar a través del Poder Legislativo existente o una futura Asamblea Constituyente, sino la forma de cómo se debe lograr un consenso, mecanismo de concertación que puede ser el Acuerdo Nacional.

“Creo que el Acuerdo Nacional está siendo desperdiciado como un espacio de concertación para discutir políticas de Estado y las grandes políticas públicas que es lo que se debe tratar. La Constitución no es un objetivo en sí mismo, sino una herramienta para definir cuáles son las reglas de funcionamiento del Estado y la sociedad, en función de determinados objetivos y metas", precisó.

"El Acuerdo Nacional es el espacio político para llegar a ese consenso, porque no solamente están representados los partidos políticos, sino las fuerzas sociales, los trabajadores, sindicatos, iglesias, empresarios. Es un escenario más adecuado que cualquier otro”, remarcó.

Agregó que existe una discusión dogmática, el debate de la conveniencia o no de volver a la Constitución del 1979 o regresar a la del 1993.

“El resultado en ninguno de los dos casos va hacer ni el texto del 79, ni la del 93. Por ejemplo la del 79, está proponiendo ¿Que se disuelve la Defensoría del Pueblo, que no la comprende? Estoy seguro que no. Entonces estamos hablando de una suerte de discusión dogmática donde se dividen las aguas entre quienes están a favor de una u otra, pero insisto que a la población nacional no le interesa”, explicó.

Cierre del Congreso fue globo de ensayo
De otro lado, calificó como un globo de ensayo para medir reacciones, la propuesta del congresista Aurelio Pastor de cerrar el Parlamento a través del mecanismo establecido en el artículo 134° de la Constitución, es decir, la censura de dos gabinetes consecutivos. Estimó que el actual contexto del país, no contempla esta posibilidad.

“No veo en el escenario político real del país, posibilidad alguna de que el Congreso sea disuelto dentro de los causes que establece la propia Constitución. Me parecería una cosa difícil de pensar que en el Congreso, la mayoría vaya hacerse el harakiri, al destituir dos gabinetes para que el gobierno esté legitimado para disolver el Congreso. Eso no sería una solución”, manifestó.

“Si el Congreso hoy en día está desprestigiado, no es necesariamente por la composición que tiene, sino por la dinámica, por la forma de representación. Porque en el Perú no hay partidos políticos que ejerzan este nivel de intermediación. Cambiaríamos moco por babas y sería un desgaste de recursos nacionales y energías de las fuerzas sociales y políticas. Es innecesario ahora pensar en una nueva elección del Congreso”, puntualizó.

Intento de reelección cohesionaría oposición
En otro momento, se refirió al planteamiento del parlamentario Aurelio Pastor, quien propuso instaurar la reelección presidencial inmediata, como parte de un paquete de reformas constitucionales.

García Sayán sostuvo que a diferencia de la usurpación autoritaria que hizo Alberto Fujimori para reelegirse, en los últimos 10 años en América Latina se viene imponiendo una serie de adecuaciones a las normas constitucionales para permitir la reelección de los mandatarios que gozan de alta popularidad. Sin embargo, indicó que este no es el contexto en que se desenvuelve el jefe de Estado peruano.

“Yo creo que en el Perú hay una situación distinta, primero porque tenemos el trauma de lo que fue la reelección mañosa y manipuladora hecha por Fujimori para perpetuarse en un régimen autoritario que no es el caso de los otros gobiernos democráticos de América Latina y segundo que tampoco hay un contexto político -como el que hoy en día ofrece, la alta popularidad de Lula (Brasil), Uribe (Colombia) o del propio Correa (Ecuador) - que permitiría que el propio García sometiera, por ejemplo, a consulta vía referéndum, la posibilidad de una reelección inmediata y la ganara”, afirmó.

“Los niveles de popularidad del presidente García, no son comparables a los que tiene hoy en día otros presidentes de América Latina. Esto es difícil por el antecedente del trauma del zarpazo autoritario de Fujimori y en un contexto político en el que sería un error para el gobierno, abrir una discusión en serio sobre esto, porque ahí sí se cohesionaría esa oposición que hoy en día está desarticulada y debilitada”, vaticinó.

Detenciones arbitrarias en Aucayacu

IDL- Seguridad Ciudadana.- Con todo el lío mediático provocado por la resolución de una jueza que ordenó el ascenso de un coronel de la Policía, dos noticias producidas en el Valle del Huallaga pasaron virtualmente desapercibidas la semana pasada: la primera fue la captura de tres supuestos mandos terroristas en Aucayacu, en un aparatoso operativo de la Policía, que fue anunciada por todo lo alto por el ministro del Interior, Luis Alva Castro.

La segunda fue su inmediata liberación, al comprobarse que ninguno de ellos tenía vínculos con Sendero Luminoso.

Ni Alva Castro ni el director de la Policía, general Octavio Salazar han explicado qué fue lo que ocurrió.

Ciertamente, el error de la Policía en estos hechos desluce la destacada labor que viene realizando el Frente Policial Huallaga, comandado por el general Edwin Palomino, y sobre el que ya hemos dado cuenta en anteriores ocasiones (Ver Las campañas contra 'Artemio' en el Alto Huallaga).

Pero también evidencia el afán de figuración del ministro del Interior para mostrar, a como dé lugar, supuestos resultados en la lucha contra el terrorismo.

Y es que LAC no perdió tiempo para promocionar la última captura en la prensa.

¿Cómo fue la operación?

IDL- SC ha podido conocer que el operativo estuvo a cargo de un equipo especial de la Dirección de Inteligencia (DIRIN) de la Policía Nacional que llegó especialmente a Tingo María. Contando con “la autorización del comando”, según las fuentes consultadas, el equipo de la DIRIN, a cargo del mayor Juan Carhuacuri Pino, y con el apoyo del personal de la Comisaría de Aucayacu, procedió a la detención de Eva Ramos Yucra, Segundo Vela Pezo y Guillermo Estrada Velásquez, bajo la acusación de ser importantes cuadros del Comité Urbano de Sendero Luminoso en Aucayacu.

El 4 de junio el equipo de la DIRIN había confirmado la requisitoria de las tres personas por delito de terrorismo en el IV Juzgado Penal de Huanuco. Sin embargo, un día antes (3 de junio) la Sala Penal Nacional había levantado ya las órdenes de captura, pero en el sistema de requisitorias aún las órdenes estaban vigentes.

De acuerdo a lo que pudo averiguar IDL-SC, para la operación no se escatimó el uso de todos los recursos. El Frente Policial del Huallaga movilizó el helicóptero MI-17 para trasladar a los supuestos terroristas de Aucayacu a Tingo María. Los tres detenidos fueron enmarrocados y presentados a la prensa en ambos lugares como mandos senderistas. Cada uno inclusive fue presentado con sus presuntos seudónimos.

Pero eso no era cierto. Si bien a los tres se les inició un proceso por terrorismo en el 2005 al encontrarlos mencionados en una lista incautada al senderista Toribio Castañeda Quijano (conocido como ‘Pinto Pinto’) el proceso judicial y las investigaciones determinaron que no existía evidencia de su vínculo con Sendero. La primera fiscalía superior penal de Huanuco solicitó archivar del caso, y la Sala Nacional Penal aceptó el pedido.

Existió apresuramiento y nulo trabajo de inteligencia.

El equipo especial recién llegado de Lima ni siquiera coordinó o consultó sobre estos mandos con la jefatura de la DIRCOTE en el Huallaga, a cargo del coronel Luis Valencia Hirano. En especial, porque este equipo es el que ha llevado a cabo los golpes más significativos contra Sendero Luminoso. Ninguno de los detenidos figuraba en los archivos de la DIRCOTE como mandos, miembros o combatientes de ‘Artemio’.

¿Quiénes son?
Guillermo Estrada es un carnicero en Aucayacu. Eva Ramos Yucra se dedica al comercio de papaya y maíz. Segundo Vela Pezo es campesino. Y, además, es teniente gobernador del Barrio San Juan (ubicado a ocho kilómetros de Aucayacu). Si bien los han dejado en libertad no ha habido para ellos ni una disculpa de parte de las autoridades.

“Nos han tratado como terroristas, mostrándonos a la prensa y todo, y ni siquiera nos han pedido perdón, ni disculpas. Esto es un abuso”, dijo a IDL- SC Segundo Vela.

Lamentablemente esta no ha sido la única ocasión que las fuerzas de seguridad cometen este tipo de excesos. En enero pasado, Víctor Collazos Galarza, agente municipal del caserío de Gosen, en Aucayacu, fue torturado por miembros del Ejército, mientras le preguntaban sobre el paradero de ‘Artemio’.

Los pobladores acusaron rápidamente a la Policía al ver dos vehículos de la Comisaría de Aucayacu, que fueron utilizados para transportar a los militares. Aún cuando el frente policial del Huallaga salió a negar estos hechos, la población parece identificar a la Policía con estos abusos y atropellos contra la población civil. El Ejército no se ha pronunciado sobre este operativo.

Asimismo, en marzo, el Ejército anunció la supuesta captura del considerado número 3 del Comité Regional del Huallaga de SL, Félix Mejía Atencio, conocido como el camarada ‘Mono’. En realidad el detenido era el campesino Segundo Pisco Isuiza. Las autoridades de los caseríos de Pavayacu y Magdalena desmintieron la información difundida y por la presión lo dejaron en libertad.

Mientras tanto estos errores crean rechazo contra las fuerzas de seguridad y dificultan su acción.
La situación en Aucayacu aún es tensa. El director ejecutivo de la Comisión de Derechos Humanos del Alto Huallaga (CODHAH) Segundo Jara Montejo no ha descartado denunciar a la Policía por la injusta detención.

Viceministro de Desarrollo Social: Acuerdo Nacional debe servir para buscar una fórmula intermedia en ley de distribución de utilidades

Ideeleradio.- En el Acuerdo Nacional se debe buscar una fórmula intermedia a fin de lograr un consenso sobre el dictamen de ley de distribución de utilidades, que genera una controversia entre los trabajadores mineros, el Congreso y los gobiernos regionales, propuso Javier Barreda Jara, viceministro de Desarrollo Social del Ministerio de la Mujer (Mimdes).

“Es necesario encontrar una salida en el Acuerdo Nacional, en esta disputa que se ve venir entre Congreso y los gobiernos regionales para encontrar una fórmula que satisfaga a todas las partes. De modo que se eliminen esos topes y las regiones vayan disminuyendo esos ingresos (…) Yo creo que hay que buscar una fórmula intermedia, pero no se debe dejar abruptamente de distribuir los recursos a algunas regiones que lo necesitan y estas no deben dejar de gastar bien y ejecutar”, dijo en el programa “No hay Derecho” de Ideeleradio.

En este sentido, cuestionó que regiones como Cajamarca, Ayacucho o Áncash no hayan disminuido sus niveles de pobreza, a pesar de que reciben recursos provenientes del canon minero. Según precisó, existen problemas en la ejecución del gasto y por ello -dijo- es necesario hacer una acción compartida para fortalecer las capacidades entre los departamentos y el Ejecutivo.

“Hay algo curioso, Cajamarca y Áncash son las regiones con mayores recursos mineros y no ha bajado su pobreza, porque hay un problema de ejecución”, remarcó.

Es difícil utilización política de programas sociales
Por otra parte, enfatizó que en el contexto actual es muy difícil que los programas sociales como "Juntos" o la estrategia "Crecer", sean utilizados de forma política. Explicó que este tipo de programas subsidiarios tienen un monitoreo permanente de la Contraloría General de la República.

“La Contraloría está supervisando todos los programas sociales. En el tema de las bolsas de alimentos que hemos distribuido en Lima y Callao, hemos tenido a esta entidad acompañándonos permanentemente. Es muy difícil en una democracia, un uso político de este tipo de programas”, aseveró.

"Por ejemplo en Construyendo Perú, se necesita una contrapartida de municipios que no necesariamente pertenecen al partido del gobierno. Hay una serie de mecanismos que se generan después de la experiencia de Fujimori, de mayor transparencia en la ejecución de los programas sociales”, apuntó.

Huancavelica y su potencial
Finalmente, dijo que Huancavelica debería aprovechar su potencial turístico así como el tema de la reforestación, para generar mayor inversión y salir sostenidamente de la pobreza.

“Necesitamos capital en estas zonas muy pobres, la acción del Estado puede ser importante en cuanto tengamos recursos, pero hay que ver qué va a pasar en un momento en los cuáles no lo haya. El gran programa social es el que te saca con empleo de la pobreza. Hay que buscar inversión privada en Huancavelica, está el tema minero, el de la reforestación. Si uno viaja de Huancavelica a Huancayo, mira zonas importantes, casi deforestadas, sin agricultura. Esto no quiere decir que hay que privatizar, sino generar en los propios comuneros una estrategia sostenida y asesorada de alianza con la inversión privada”, concluyó.